En el cambio, ¿nos regresarán el cambio?

  • URL copiada al portapapeles

Martín CORONA


08 Dic 2016

Nuevas autoridades están por llegar, lo cual despierta la curiosidad, la emoción y la avaricia de no pocos. Sin embargo, al menos en Puebla, muchos están amparados en que se ratificará como estatal lo municipal y podemos ver cómo salivan quienes esperan un mejor puesto, un mejor sueldo y hasta fantasean con ascender en la inexistente escalera de la política cultural.

Sin embargo, el tema está llena de asuntos muy complejos de los cuales mencionaré algunos con rapidez a continuación:

Mediocre desempeño

Sólo a los implicados en la administración municipal de cultura les parece que han tenido un buen desempeño. Grupos, artistas y gestores independientes sabemos perfectamente que el presupuesto de anteriores administraciones de la cultura en el municipio no lo vimos ni para proyectos, ni para la gente, antaño escuelas e instituciones podían solicitar funciones, eventos, apoyos que ahora son imposibles. Y qué decir de los mega proyectos como las escuelas de artes que son sólo adaptaciones de pequeñas academias que ya venían funcionando de por sí. Además de mencionar los despidos de encargados y proyectos tan desafortunados como una playa artificial en el zócalo poblano.

Falta de arraigo

Al ser un equipo joven, al haber contratado durante más de la mitad de su gestión a extranjeros y ponerlos en puestos claves de relaciones públicas, los creadores quedamos desencantados y molestos. A la falta de experiencia y conocimiento, se sumó la soberbia y el malinchismo, así que los creadores locales no se sienten identificados con los representantes municipales del arte y la cultura. No así con la parte estatal, quienes pese a todas las duras y difíciles decisiones del sexenio que acaba, han sabido seguir adelante con planes y proyectos de impacto estatal y nacional.

Ausencia de proyecto y, por ende de proyección

Fui testigo de la falta de proyecto de la administración municipal saliente en lo que a cultura y artes se refiere. Pude ver cómo las convocatorias fueron reclutamiento para pagar muy barato el derroche de ideas y talentos, además de sus vínculos con la iniciativa privada que, en general, no fueron nunca del todo claros.

Cambio de secretaría

Además, debemos tomar en cuenta que la próxima administración cultural del estado estará mediada por la Secretaría de Turismo, con lo cual cambiarán por completo los procesos, los conceptos y, sobre todo, las finalidades. Sería muy importante comenzar por analizar si las artes y la cultura de nuestra entidad están a la altura de ser elementos para el turismo, si los creadores, gestores y críticos serán capaces de generar una política sana que cumpla las expectativas de esta nueva manera de hacer "cultura y artes".

Presupuestos a la baja

Y por último, coronando esta retahíla de conflictos, los presupuestos federales para la cultura caerán al menos en un 30%. Con lo cual caerán los presupuestos estatales, municipales e, incluso, aquellos que venían de la Secretaría de Cultura para asociaciones civiles, fundaciones y colectivos. Al no haber presupuesto las actividades bajarán y el dinero del estado para los creadores también. Es decir, que si hasta ahora venía difícil el tema de vender el trabajo al gobierno, en próximas fechas será imposible. De modo que gestores, compañías, amigos, familiares y demás gente que vivía del arte y la cultura como becario o beneficiario indirecto tendrá la respuesta clara y precisa de "no hay dinero". Así que seguramente veremos desaparecer muchas compañías, grupos, festivales y artistas cuya labor dependía del gobierno.

Finalmente, quienes hasta ahora han sido burócratas de la cultura lo seguirán siendo hasta que el propio gobierno caiga en cuenta que es muy caro sostener oficinas y secretarías que no tienen el recurso suficiente para operar.

Más allá de la queja es momento de vislumbrar nuevas maneras de hacer arte y cultura, en las cuales los vicios y la corrupción del estado no puedan incidir directamente, como lo ha hecho durante muchos años, acabando con un modo de operar las artes.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles