Tártaro es un Bárbaro

  • URL copiada al portapapeles

Diana Gómez


24 Ene 2017

Toda la historia de Buscabulla detrás de bambalinas es exquisita, esto a pesar de que su carrera musical es pequeña y demasiado joven. Uno de los privilegios del dúo puertorriqueño es que no existe ningún prejuicio musical.

 Buscabulla es uno de los grupos que se presentarán en el Festival Ceremonia de este año en Toluca, y comparte un cartel potente con figuras que van desde Bjork hasta Underworld y Floating Points. No es la primera vez que estará en México, pues se presentó en el NRMAL 2015.

Haciendo un paréntesis en el Ceremonia 2017, la apuesta se centra en talentos más tranquilos y melancólicos; deja un poco el espectro de música negra que lo caracterizó en otras ediciones, en las que llegó a presentarse Tyler The Creator.

En esta ocasión, Ceremonia recorrerá un camino más lento pero igual de seguro y fuerte. Beach House está dentro de los grupos importantes, al igual que M.I.A. y James Blake, este último con un mensaje minimalista y piezas que juegan con los espacios y los silencios.

Ahora bien, regresando a la propuesta real, está Buscabulla, quienes hace años sacaron su primer EP elaborado por Dev Hynes, quien además de darle un toque ingenioso a su propio proyecto, Blood Orange, fue el background de la misma Sofia Coppola en sus filmes, y productor de los sonidos jazzeros de Grizzly Bear, así como de Solange Knowles y Sky Ferreira.

La cosa con Buscabulla y Dev Hynes fue mera coincidencia, pues luego de que el grupo ganara un concurso en Estados Unidos, Hynes procedió a producirles un EP tan tropical y popero que terminó siendo una de las joyas más excitantes de los últimos años.

Escuchar al grupo implica regresar a las tiendas de vinilos de Puerto Rico o incluso a las mexicanas, en las que hallaremos polvosos sonidos que van desde la cumbia hasta las baladas de Luis Miguel, pasando claro, por el disco de Donna Summer.

Y es que, de acuerdo a Raquel Berrios y Luis Alfredo del Valle, su banda nació a partir de su oído musical y de sus colecciones de discos, que nunca dejaron de tentarse con las baladas latinas.

De acuerdo a la misma Berrios, su introducción a la música resultó un tanto tardía aunque maravillosa, pues fue hasta los 30 años cuando decidió que tenía que dedicarse totalmente a un proyecto tan honesto como Buscabulla.

Su EP homónimo de 2014, contiene las notas de bajo que caracterizan a Blood Orange, pero al escucharlo pareciera que estamos en una playa calurosa y confortante.

Canciones como "Metele" son parte aguas de la música en español de esta última década, gracias a su deliciosa perfección en el bajo y el teclado. Lo interesante de este trabajo es que no se necesitaron tantas capas para que fuera fabuloso, de hecho es un EP tranquilo y fácil.

En este 2017 las canciones que adornan su inteligencia musical son "Tártaro", "Titán", "Perdón" y "Frío", que tiene una curiosa colaboración con Helado Negro. Se trata de un trabajo que nos regresa a las calles tranquilas y veraniegas, algo que seguramente se vivirá con gusto en el Ceremonia de este año.

Buscabulla regresa con un trabajo pequeño y precioso. Es una banda nueva que seguirá creciendo y que no cansa de escucharse. Un proyecto que se perfila a estar muchos años en la revolución de la música en español.

@dianaegomez

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles