¡Hay que construir el muro!

  • URL copiada al portapapeles

Fernando VERA


29 Ene 2017

El pasado 25 de enero, el presidente de Estados Unidos de América, Donald Trump (sí aunque nos cueste trabajo leerlo). Emitió un decreto para la construcción de un muro que delimite la frontera entre México y ese país. Antes de que el amable lector tome posición en contra de la construcción del muro y consideremos una ofensa nacional la opinión que se muestra en el título, debemos recordar las razones para la construcción.

El propósito fundamental del muro fronterizo es lograr una mayor seguridad para Estados Unidos, en términos de evitar la entrada de narcotráfico por un lado y de migrantes por el otro. Aquí vale la pena preguntarse, ¿tiene algo de malo que Estados Unidos quiera hacer su muro? Yo creo que no, a menos que yo esté pensando en cruzar la frontera de forma ilegal. También deberíamos atender la pregunta, ¿cómo es posible que la nación más poderosa del mundo esté siendo invadida todos los días por cientos de personas?

Lo cierto es que no se pueden proteger, aunque tengan la tecnología más avanzada y el ejército más poderoso, su seguridad nacional no está bien delimitada, su territorio no está bien cuidado. El muro como tal existe en una gran parte de la frontera, sobre todo lo más cercano a las áreas donde se tiene población asentada, en ciudades fronterizas específicamente. Es cierto, que hay zonas de la frontera donde no hay un muro como tal, ni siquiera una delimitación clara, algunas de estas zonas son propiedad privada por parte de ranchos en Estados Unidos, algunos ejemplos en la zona de Texas.

El problema con la construcción es que no hemos logrado dimensionar lo grande que es la frontera y los problemas que implica la construcción, las estimaciones actuales sobre el costo va entre 12 mil millones de dólares hasta 50 mil millones, en realidad no tenemos una idea clara del costo. Lo que en realidad ha causado malestar en México es el comentario de que "el muro lo vamos a pagar los mexicanos", esto tampoco es difícil de lograr, los mecanismos más simples y rápidos son por una parte impuestos a las remesas que mandan los residentes en la Unión Américana hacia México, o las cuotas que pagamos los mexicanos para entrar a este país, por ejemplo los pagos por trámites de visa.

Resultará relativamente fácil para Estados Unidos recaudar dinero y destinarlo para los fines que ellos consideren conveniente. Dos problemas, en realidad nadie sabe a ciencia cierta cuánto es el monto total de transferencias de remesas, por otro lado en caso de que se pudiera destinar recursos por trámites de visa, es una ínfima cantidad con respecto al costo total del muro. Algunos analistas estiman que con estos recursos el país de las barras y las estrellas tardaría alrededor de 200 años para cubrir el costo total.

Entonces, ¿por qué los mensajes tan radicales por parte de Trump? Recordemos que Trump está tomando estas medidas dramáticas en sus primeros 100 días de gobierno, ya que necesita legitimarse y posicionarse adecuadamente para su mandato. Esta es la razón por la que ganó, porque los americanos quieren decisión más contundentes. La situación que enfrenta es sumamente difícil, es muy claro que en esta nueva administración presidencial, Estados Unidosdejará la primera posición como la nación más poderosa del mundo y cederá el paso a China, en términos de la variable Producto Interno Bruto, considerando una comparación internacional. Esto es un hecho que no se puede evitar, Estados Unidos dejará el papel de hegemonía mundial que había tenido en los últimos años desde la guerra fría y pasará a un segundo plano, por eso la campaña del candidato Trump era "hacer grande a América otra vez". ¿Qué va a pasar con la construcción del muro? Seguramente veremos un acto político majestuoso y exagerado de inicio de actividades y poco a poco se irá olvidando cuando la opinión pública en la Unión Américana se dé cuenta que hay otros temas importantes como el comercio internacional, los incrementos en costos de los productos al cerrar la frontera y cancelar el TLCAN, lo cual puede perjudicar de forma más directa e inmediata a México.

*Profesor de economía del Tecnológico de Monterrey en Puebla

* Las opiniones vertidas en este escrito son exclusivas del autor, no representan posición del ITESM.

fvera@itesm.mx

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles