La música de Black Mirror IV

  • URL copiada al portapapeles

Diana Gómez


07 Ene 2018

Las primeras notas de Exit Music for a Film de Radiohead suenan mientras un hombre golpea a un adolescente en medio del bosque. En la siguiente escena, un sujeto llega a su casa desconcertado y encuentra a su esposa llorando en la cama. Todos reciben mensajes en su celular anunciado un final inminente y aterrador.

Es Shup Up and Dance de Black Mirror en su temporada 3, uno de los episodios más perturbadores y oscuros que pueden existir en la serie, y me atrevería a decir que en la Televisión. Parte de esa atmosfera la crea este impecable final musical que se incrusta tan fácilmente al duro y real mensaje de la serie.

La idea de silenciar a todos y de poner como argumento principal a la música, mediante una canción tan intensa como Exit Music for a Film, fue uno de los aciertos que más le agradecemos a sus creadores.

En cuanto a esta última temporada, la música también ha sido sumamente importante, aunque no ha salvado del todo a estos nuevos y flojos episodios, que ya han sido decepcionantes para la mayoría del público.

No creo que puedan superar a Shup Up and Dance en cuanto a la relación musical, pero esta temporada tiene aciertos que se deben comentar, iniciando por el capítulo del que todos hablamos: Hangthe Dj.

El núcleo de este gran episodio no es más que la química inexplicable entre dos personas. Aunque tiene un alto grado de romanticismo, en realidad el tratamiento sirve para explicarnos que todo es producto de un algoritmo, que pone a prueba las posibilidades de que dos personas se enamoren. Es por eso que Tinder puede funcionar en estos tiempos.

Es un capítulo interesante y brillante en todos los ámbitos, pero en cuanto a la música es increíble toparse con sorpresas como The Smiths con Panic, la canción que le da nombre al capítulo, y que desarrolla varios de los diálogos. Nada mejor que la música británica de los 80 relatándonos las aventuras de una generación que no se encuentra a sí misma y que va en contra del sistema. 

La banda sonora fue compuesta por el islandés Alex Somers, quien es pareja de Jónsi, así que el capítulo completo es más que bueno. No se sientan avergonzados si después de verlo están vulnerables. Considero que parte de la grandiosidad de Hangthe Dj es lo moldeable y sensible que es su mensaje. Todos en algún punto sentiremos esa gran conexión amorosa y nos haremos las mismas preguntas existenciales.

En cuanto a otros capítulos, debo escribir que soy del diminuto grupo que gozó Metalhead, probablemente porque toda la producción me llevó en un segundo a Terminator pero también me recordó a las persecuciones de Hitchcock.

En realidad al capítulo lo salva el formato y las creaciones sonoras de Krzysztof Penderecki, un compositor polaco que ha trabajado para magníficos clásicos como El Exorcista y El Resplandor.

Desde ese dato vale la pena darle una nueva oportunidad a Metalhead, además de que el apocalipsis con pocos diálogos, que sólo se basa en la belleza sonora y visual, hacen que el capítulo tenga un poco de sentido.

Finalmente, Ankangel dirigido por Jodie Foster tiene una banda sonora llena de guitarrazos y agrupaciones como Pretenders. I´m a mother es la canción que cierra este corto que aborda la sobreprotección de una madre con su hija.

Esta temporada no tiene las mismas herramientas oscuras y la inteligencia para que nos haga explotar el cerebro, pero creo que sigue siendo una serie importante en nuestra época. Hay que tener en cuenta que no es ciencia ficción ni el futuro lejano, Black Mirror relata nuestros días y lo torpes que podemos seguir siendo ante la tecnología y nuestras acciones ante la vida moderna.

@dianaegomez

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles