Gasto inteligente para contrarrestar alzas

  • URL copiada al portapapeles

Existen dos variables cuya alza representa un gran impacto en el poder adquisitivo de las familias mexicanas. Por un lado, se tiene el alza de los precios, los cuales alcanzaron un nivel histórico de 6.77 por ciento anual en el 2017. Otra variable que también se debe tener en consideración es la tasa de interés, la tasa de referencia es la que pagan bonos de gobierno, los Cetes se incrementaron el año pasado hasta un 7.24 por ciento.

Cabe recordar que la inflación tiene dos componentes, la inflación subyacente la cual registra el cambio de precios de bienes y servicios poco volátiles y la inflación no subyacente la cual es susceptible a grandes variaciones por factores estacionales o por factores estructurales. La inflación subyacente tuvo un incremento de 4.87 por ciento mientras que la inflación no subyacente registro un incremento de12.62 por ciento, pero los energéticos y el transporte alcanzaron incrementos de hasta el 14 por ciento. Así que, los mexicanos en general resentirán el efecto de la inflación en el gasto que destinan a la adquisición de energía como la gasolina y el gas. El gasto en estos dos bienes indispensables para la vida diaria absorberá gran parte del ingreso de las familias.

Por lo anterior es importante que los consumidores diseñen estrategias que permitan reducir el consumo de estos bienes. En el caso del consumo de gasolina, programar adecuadamente el uso del automóvil, tratar de realizar diversas actividades en un solo recorrido y evitar los viajes innecesarios. Dado que es poco probable que los precios regresen a los niveles del 2016 y ni qué decir del 2012, una buena estrategia a mediano plazo es poder sustituir vehículos por aquellos que son más rendidores de gasolina. En el caso del consumo de gas, realmente hay pocas alternativas para ahorrar en el consumo de dicho combustible, por lo que se requiere reducir el gasto en otros bienes suntuarios. Lo mismo ocurre con el gasto en el transporte público, aun cuando las tarifas son reguladas por el gobierno, es previsible que los transportistas gestionen ajustes en las tarifas, por lo que los consumidores deben prever un posible incremento en los costos del transporte público.

Una fuerte recomendación que le hago es, evitar la tentación de recurrir a los préstamos para contrarrestar estos gastos adicionales. Esta estrategia sería una alternativa en aquellos casos que se prevé una disminución a futuro de los precios, pero eso generalmente no ocurre. Si bien es cierto que en el mes de enero del presente año la inflación anual bajará a 4 por ciento, esto solo indica que los precios se incrementaron en esa proporción con respecto a enero del 2017, pero aún así permanecerán en niveles altos.

Otro motivo por el cual debe abstenerse de recurrir a los préstamos es el incremento de la tasa de interés. La tasa de interés de referencia llegó al 7.24 por ciento pero los bancos, las casas de empeño y las tiendas departamentales generalmente cobran tasas que pueden ir desde el 20 por ciento hasta el 90 por ciento anual. Recientemente me encontré con una propaganda de una tienda departamental ofreciendo préstamos personales a una tasa de 90 por ciento, la cual desde mi punto de vista es casi impagable y si logra liquidarla terminará pagando casi el doble, considerando que el préstamo lo liquidará en 3 años. Algunas casas de empeño cobran hasta el 10 por ciento mensual en los préstamos que le ofrecen por sus prendas, eso es todavía peor.

Por lo anterior le recomiendo evite en la medida de lo posible recurrir a préstamos personales o a créditos de pagos chiquitos. Si por alguna emergencia de salud o seguridad requiere de algún préstamo, busque uno cuyo costo anual total (CAT) no sea mayor al 40 por ciento o cuya tasa mensual no exceda el 3.5 por ciento, cualquier interés por arriba de estas tasas complicará aún más el presupuesto familiar en los próximos 3 años.

Adicionalmente, haga una lista de los gastos indispensables y de los gastos que se pueden reducir o recortar, aprenda a decir no a las ofertas que recibe por teléfono, por televisión o personalmente por promotores. Ante una situación que se prevé difícil en términos del poder adquisitivo del salario, debemos de gastar de manera inteligente para hacer rendir el ingreso que proviene de mucho esfuerzo y sobre todo de mucho sacrificio.

 

enriquen@itesm.mx

*Profesor de Tiempo Completo del Tecnológico de Monterrey. Las opiniones vertidas en este espacio son responsabilidad del autor y no reflejan el ideario del Tecnológico de Monterrey en Puebla

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles