La nueva tendencia parental en las redes sociales

  • URL copiada al portapapeles

La gran mayoría está relacionado con la tecnología y las redes sociales y casi todos estamos inmiscuidos en ello, ya sea de forma directa o indirecta. Tal vez seas de los que aún no tienen un celular o tal vez sí lo tengas, pero no es de última generación. Sin importar en qué medida quieras adentrarte al mundo de la inteligencia tecnológica, el entorno en el que te encuentras te va envolviendo poco a poco, al grado que, sin esperarlo puedes aparecer en el fondo de una fotografía que se hace viral en la red y, tú ni siquiera te percataste de cuándo se hizo la toma.

Por otra parte, sabemos que el derecho en nuestro país no se enfoca en la prevención de sucesos, sino que éste se acciona cuando ya existe un conflicto masivo contextual el cual resolver. Así que conforme se han presentado las demandas y reclamos, el marco jurídico ha ido actualizando sus diversos códigos y sanciones para delimitar y proteger de alguna manera la esfera privada de sus gobernados, como la regulación del uso de imagen o de datos personales.

No obstante, está surgiendo una nueva oleada o moda que se ha posicionado rápida y silenciosamente, es el caso de la publicación de fotografías, videos, audios, y hasta documentos pertenecientes al nuevo integrante de la familia, ese bebé del que sus padres están tan orgullosos y tienen el furor de hacer su presentación ante la sociedad. La cuestión es, que dicha presentación ya no es la típica reunión en casa con los abuelos, los tíos, primos y allegados a la familia, esta tradición ha evolucionado a la tecnología, y es que ¿Qué bebé no ha sido publicado en las redes sociales de forma directa o indirecta? En efecto, tal vez no seas de los papás que contribuya a ello, pero casi seguro existe una imagen de tu hijo en la web porque alguien se tomó una foto con tu hermoso bebé y sin considerar impactos, eligieron compartirla en sus redes sociales o en algún álbum virtual. Por otra parte, también existen padres que eligen hacer de su bebé toda una figura pública y desde sus inicios de vida comparten en la red todo lo relacionado a él, en otras palabras, en línea puedes encontrar el video del parto, de su primer baño, cuando comenzó a gatear, su primera papilla, cumpleaños, etcétera. El punto no es la libertad de expresión, no es la facultad de mandar sobre el menor, sino la esfera privada, ese derecho a la privacidad y protección que se le debe brindar al infante y que se está viendo violentado por ejercer de forma excesiva los primeros derechos mencionados.

Tal vez se esté fraguando una nueva tradición, y que en un futuro los adultos que no cuenten con un historial cibernético sean los extraños de la generalidad, pero reflexionemos, ¿Te gustaría que todos tuvieran acceso a esos momentos "privados" de tu infancia? ¿Te gustaría estar exhibido en la red? Bueno, sin duda alguna la intervención jurídica debe prepararse para cuando aquellos adultos no gusten de la publicidad de su infancia y requieran de la anulación de la información en portales ajenos a su opinión.

Considerablemente existen lineamientos hoy en día que delimitan la actuación de los padres, pero se requiere que el derecho, en específico el civil, se pronuncie respecto a esta nueva tendencia tecnológica, ya que el bebé que está sujeto a los impulsos sociales de sus padres, también es sujeto de protección del derecho y merece ser atendido y defendido. La invasión a la privacidad de la vida y desarrollo del menor, debe considerarse en la misma importancia de aquellas personas que ya cuentan con la facultad de expresar su voluntad, por lo que es obligación del Estado intervenir para la protección de éste, en atención a que son sus propios padres, tutores o allegados los que están ocasionando inconscientemente dicho fenómeno o moda y que se materializa en la invasión a la intimidad del futuro adulto.

El gusto de publicar tu vida ya es una historia vieja, pero el publicar la vida de una persona que está bajo tu cuidado si es de pensarse porque eres el responsable de su buen desarrollo, su desenvolvimiento social, de su inocencia y muchos más elementos que constituyen el principio del interés superior del menor. Por tanto, considera hasta qué punto afectan tus acciones como padre en la vida futura de tu hijo ¿Realmente deseas que su vida privada y familiar se encuentre en la web?

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles