Ingreso laboral, de lo que se dice a lo que es

  • URL copiada al portapapeles

En la estruendosa campaña de logros por parte de la presidencia de la República, uno de los que se vocea es el aumento en la apertura de nuevos empleos, por lo que han creado el lema de "el sexenio del empleo". Es cierto que el número pasó 48 millones en el primer semestre de 2013 a 52 millones en el segundo semestre de 2017, mientras que el número de afiliados al IMSS pasó de 16 millones a 19 millones en ese mismo periodo. Sin embargo, si quisiera uno ser agnóstico, la gráfica sobre la evolución de la ocupación y el empleo en el informe laboral de la STPS muestra que esta tendencia inicia en el 2004 y solamente se ve ligeramente interrumpida por la crisis del 2008. Estos números son sólo la parte exterior, por lo que en la presente contribución expongo algunos aspectos de la parte interior.

Uno de los sectores más importantes para la economía nacional y uno de los más competitivos es el sector manufacturero. Los salarios en este sector en el 2015 promediaron 2.4 dólares por hora, en el 2016 fue de 2.1 por hora y en el 2017 fue de 2.2. Esto refleja que el salario percibido por los trabajadores en este sector ha venido a menos. Comparando este salario con el de Chile, el salario promedio de ese país en 2015 fue de 2.7 dólares por hora, en 2016 fue de 2.9 y el de 2017 fue de 3.0. Es así que no se puede culpar a la situación internacional como limitante para aumentar el salario en el sector. Chile, un país en condiciones similares a las de México, que no cuenta con la ventaja geográfica con la que sí cuenta México, ha tenido mejores resultados en cuanto al nivel salarial. El diferencial salarial de México respecto a Estados Unidos en el sector manufacturero en a principios del 2015 era de 687 por ciento y a finales de 2017 el diferencial fue de 819 por ciento.

A nivel agregado podemos considerar el salario diario asociado a asegurados trabajadores en el IMSS, con base a información del Inegi, a principios del 2013 era de 282.55 pesos y a finales del 2017 fue de 336.26 pesos. Esta diferencia representa un crecimiento promedio anual de 4 por ciento a excepción del 2017 cuando tuvo un aumento del 5.5 por ciento. A este crecimiento del salario se le debe descontar el efecto de la inflación. En el periodo 2013 a 2014 la inflación general osciló en el 4.5, sólo logró una baja en el 2015-2016 cuando osciló en el 3.0 por ciento y como es bien sabido en el 2017 se disparó hasta el 6 por ciento. Dado lo anterior se puede considerar que el poder adquisitivo no ha aumentado en el presente sexenio y más aún en el año 2017 disminuyó el poder de compra de los trabajadores registrados en el IMSS.

No es difícil imaginar la dificultad que enfrentan los trabajadores que perciben 336 pesos o menos (ya que el dato es un promedio) para cubrir los gastos de alimentación, transporte, vestido, educación de los hijos y esparcimiento. Esa dificultad es cada vez mayor cuando el salario ha perdido poder adquisitivo, ya que ello implica que cada vez es más difícil solventar dichos gastos pues el salario aumenta poco y el precio de los bienes y servicios aumenta en mayor proporción. También cabe precisar que la dificultad se vive de manera diferente dependiendo de la región ya que por lo general el ingreso promedio en el centro y norte del país es mayor que el promedio del ingreso en los estados del sureste.

De lo anterior se concluye que, si bien se ha tenido éxito en generar nuevas oportunidades de empleo, no se ha tenido éxito en aumentar el nivel salarial de los mexicanos, ni se ha logrado mejorar el poder adquisitivo de los salarios que perciben. Creo que el lema de "el sexenio del empleo" solamente muestra la parte exterior bien pintada pero no dice nada de la parte interior que está deteriorada, apuntalada y en riesgo.

 

*Profesor de Tiempo Completo del Tecnológico de Monterrey en Puebla

enriquen@itesm.mx

Las opiniones vertidas en este espacio son responsabilidad del autor y no reflejan el ideario del Tecnológico de Monterrey en Puebla.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles