Precisiones sobre las Afores en el Nuevo Aeropuerto

  • URL copiada al portapapeles

Recientemente se dio a conocer que recursos de las afores se habían invertido en el nuevo aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAIM). Previamente el candidato presidencial de Morena había propuesto cancelar la construcción del aeropuerto si él se convertía en Presidente de la República. Las dos principales inquietudes que surgieron por parte de los ciudadanos fue que, de cancelar el aeropuerto, se perderían los ahorros de los trabajadores. También se hizo el cuestionamiento de por qué no se nos había consultado para usar nuestros ahorros en el pago del aeropuerto. Por lo anterior, hoy quiero contribuir con algunas precisiones sobre el tema.

El pasado 23 de marzo se emitieron 13.5 millones de Certificados Bursátiles Fiduciarios por un valor de $1,000 pesos cada uno, con lo que se recolectó un total de 13,500 millones de pesos para financiar una primera etapa del aeropuerto. Estos Certificados Bursátiles forman parte de unos instrumentos denominados Inversión en Fibra E, diseñados por instancias financieras del Gobierno Federal para financiera proyectos de infraestructura, a través de la Bolsa Mexicana de Valores. El objetivo de estos Certificados es que generen rendimientos sobre los recursos de las afores una vez que la obra opere eficientemente.

Lo primero que hay que acotar es que no todas las afores participaron en esta adquisición de bonos, solamente Afore Inbursa, Pensionisste, Profuturo y Banorte. El monto total de ahorros que administran estas cuatro Afores asciende a 1.4 millón de millones. Lo que se invirtió por estas 4 afores en el NAIM representa solamente el 1.08 por ciento del total de los ahorros que estas 4 afores administran. Hay que recordar que la regulación en cuestión de fondos de ahorro para el retiro establece que los ahorros se deben de invertir en múltiples recursos de tal manera que se diversifique el riesgo. Alrededor de 50 por ciento de los ahorros están invertidos en deuda del gobierno, un 16.88 por ciento en deuda de empresas y un 22 por ciento en acciones y el resto en otras opciones entre ellas las Fibras (los porcentajes varían dependiendo de la SIEFORE y de la institución).

La segunda acotación responde a la inquietud de por qué no nos consultaron en el uso que se le iba a dar a estos recursos. Hay que recordar que las AFORES son empresas privadas que administran los ahorros y tienen la misión de hacer que estos ahorros generen rendimientos. Para ello deben de cumplir con reglas muy estrictas de tal manera que no se pierdan los recursos. Una de las primeras reglas es que los ahorros se deben de invertir en muchos instrumentos, para ello se diseñan portafolios, la idea es que estos portafolios tengan ganancias en algunos de sus componentes, pérdidas en otros y salgan tablas en algunos otros. El resultado final del portafolio, el promedio de su rendimiento, se espera que sea positivo en el largo plazo. Estos portafolios los diseñan expertos financieros, tomando en consideración mucha información sobre el riesgo, tasas de interés (nacionales y extranjeras), tipos de cambio, decisiones de gobierno y empresa, política monetaria, entre muchas otras. Otra regla es que la mayor parte se invierta en recursos seguros (con bajo riesgo) y sólo una pequeña parte se invierta en recursos con alto riesgo. La CONSAR emite información sobre los rendimientos de todas las AFORES y se puede constatar que en general han logrado un rendimiento positivo entre 4 por ciento y 7 por ciento anual.

De lo anterior se puede uno dar cuenta que los ahorros los manejan expertos financieros, administradores de portafolios, que trabajan en las afores. Sería muy complicada que ellos consultaran a miles de usuarios sobre las decisiones que toman cada día. Su objetivo es lograr los máximos rendimientos para así atraer más usuarios y además están sometidos a una estricta regulación que procura evitar hacer mal uso de los recursos. Nosotros como usuarios tenemos la obligación de revisar frecuentemente nuestros estados de cuenta, verificar si nuestra afore es una de las que más rendimientos genera y si no es así cambiarnos a una afore más exitosa y con esta acción propiciamos una mayor competencia entre AFORES.

En conclusión. No todos los ahorradores contribuyeron con el financiamiento al aeropuerto, sólo los de cuatro AFORES. No todos los recursos de estas cuatro AFORES se invirtieron en el aeropuerto, sólo el 1 por ciento. Ningún funcionario público tomó la decisión de invertir estos recursos en el aeropuerto, la decisión la tomaron los administradores de fondos que trabajan en esas cuatro AFORES. ¿Existe un riesgo si se cancela el aeropuerto? Sí, existe. Pero esta pérdida se compensará con las ganancias de los rendimientos del 99 por ciento restante de los recursos. Los ahorros no se perderán, sólo se disminuirá marginalmente su rendimiento.

 

Profesor de Tiempo Completo del Tecnológico de Monterrey en Puebla

enriquen@itesm.mx

Las opiniones vertidas en este escrito son excluivas del autor y no representan la posición del ITESM.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles