Lineamientos y retos económicos de la próxima administración federal en México.

  • URL copiada al portapapeles

El pasado 1 de julio, el 62.7% de la ciudadanía ejerció su derecho a votar. Y, si esta proporción es el 100% de los votantes, el 53.7% sufragó por Andrés Manuel López Obrador. Así, el 33.7% del padrón electoral reclamó la necesidad de un cambio por la vía pacífica. Esta es, sin duda, una de las lecturas que se puede hacer a los resultados de la reciente elección. En el transcurso de los días, la información sobre el tipo de política económica que seguirá la próxima administración ha comenzado a difundirse. Entre los lineamientos que se han mencionado están: a) la continuidad de los equilibrios macroeconómicos; b) la disciplina fiscal; c) el fortalecimiento de la inversión pública; y d) la autonomía del Banco de México. En esta colaboración me referiré a los tres primeros.

Teóricamente, los equilibrios macroeconómicos se "alcanzan" a través del ajuste del nivel de precios, es decir, en un determinado mercado cuando existe una mayor demanda o escasez de oferta, el resultado es un aumento de los precios. En México los denominados equilibrios macroeconómicos han impuesto un cierto control del tipo de cambio. Porque, por ejemplo, los mexicanos dependemos de la importación de productos básicos como: maíz, carne, trigo, leche, gasolina, gas natural, medicamentos, vacunas, trigo, huevo, pollo, carne y plástico. Un aumento de la demanda de estos productos, aumenta la demanda de dólares y el peso se deprecia, presentándose problemas inflacionarios, produciendo la llamada "flotación sucia" del Banco de México. Este mecanismo consiste en subastar dólares con la subsecuente reducción de las reservas internacionales, aumentando la oferta de dólares y evitando presiones inflacionarias; las cuales, cabe mencionar, conducirían a una desvalorización de ciertos activos financieros. Porque cuando los inversionistas quieran retirar su capital y realicen la conversión de pesos a dólares, la inversión original en dólares perderá valor. Aunque, en el caso de quienes conserven sus inversiones en dólares mantendrán una prima o premium.

Respecto al segundo lineamiento, es decir, la disciplina fiscal, el programa de la nueva administración supondría la continuidad disciplinaria ejercida hasta ahora. Esta política busca limitar el déficit público (diferencia negativa entre ingresos y egresos públicos) con la finalidad de evitar el crecimiento de la deuda pública (valor acumulado del conjunto de deudas que mantiene un Estado). Sin embargo, de acuerdo con datos de Expansión/Datos macro, el porcentaje del déficit público sobre el PIB fue de 2.77% en 2016, una cifra reducida, aunque mayor con respecto al segundo quinquenio de la primera década de este siglo, que fue en 2008, 0.81%. Mientras, la deuda, que estima valores acumulados de las obligaciones totales del Estado, como proporción del PIB fue 56.81% en 2016. Así, no obstante, una política de disciplina fiscal, durante los últimos años, la deuda pública neta ha crecido significativamente, en parte, por el descenso considerable de los activos públicos. (Ver Gráfico 1). En este sentido, los márgenes de acción en este rubro son limitados para la próxima administración.

Las cifras son preliminares para 2017.La información como porcentaje del PIB base 2013. A partir de abril de 2017 para la información de deuda se presenta utilizando el PIB anual con base al cálculo trimestral.

Fuente: SHCP. Estadísticas Oportunas de Finanzas Públicas. Deuda Pública.

La inversión pública, junto con un conjunto de incentivos y transferencias otorgadas a la iniciativa privada, son dos pilares del programa de desarrollo económico según la propuesta de la nueva administración. En este rubro se ha señalado el incremento de fondos federales a partir de políticas del ahorro en gasto corriente y combate a la corrupción. Además, de fortalecer otras fuentes de ingresos, el esquema formal de incentivos para la inversión productiva, si se trata de un aumento de la tasa de ganancia procedente de un aumento de la demanda o por una reducción de costos, será trascendental para el tipo de resultados esperados sobre el crecimiento económico.

Respecto a la autonomía del Banco de México, la función principal de esta institución será conservar el programa de metas de inflación. El riesgo es la disyuntiva que este tipo de política ha desarrollado entre crecimiento económico y control del aumento generalizado de los precios. Del cual hablaremos en una próxima columna.

*Profesora de Tiempo Completo en la UNAM – Facultad de Economía.

Fuentes:

Grupo Estrategia Política, Elección Presidencial. México, 2018.

Expansión/Datosmacro: https://www.datosmacro.com/deficit/mexico y https://www.datosmacro.com/deuda/mexico

SHCP. presto.hacienda.gob.mx/EstoporLayout/Layout.jsp

10 productos de Estados Unidos de los que dependen millones de mexicanos, en portal de la BBC, http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-38863851

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles