Organizaciones inteligentes

  • URL copiada al portapapeles

Tanto las personas como las organizaciones requieren generar inteligencia, que es esa capacidad de interpretar la realidad y transformarla para generar valor…al menos en mi entender y en el ámbito organizacional… en este sentido me gustaría presentar tres aprendizajes que obtuve de un buen amigo que ya no está con nosotros y a quien le mando un fuerte abrazo donde quiera que esté: saludos Bernardo Reyes Guerra J.

Lo que Bernardo decía (y que, por supuesto que ahora lo pongo en mis palabras, puesto que él las explicaba de forma magistral) es que para generar y trabajar la inteligencia se requería de tres fases… muy sencillas en lo conceptual pero altamente retadoras para llevarlas a cabo y que es por ello que no todas las organizaciones pueden hacer gala de su nivel de inteligencia…. pero que aquellas que lo aplican, por supuesto que se nota.

Lo primero es "darse cuenta" …. las organizaciones tienen que ser capaces de observar lo que sucede tanto de forma interna como externa…y además entender, comprender e interpretar (lo mejor que podamos) lo que sucede, las relaciones entre los eventos, las personas, las situaciones, los problemas y demás…. …. darse cuenta es el primer paso para generar inteligencia... si no nos damos cuenta de una oportunidad por supuesto que se nos pasará, si no nos damos cuenta de un problema este nos llegará cuando ya poco podamos hacer… entonces el primer paso es desarrollar la capacidad de darnos cuenta… de poder percibir del entorno situaciones, datos, información y hasta intuiciones… pero el tema aquí es que para poder darnos cuenta necesitamos ciertos lentes o prismas que nos permitan tratar de entender la realidad y de percibir de ella aquello que es relevante para nuestros propósitos… así que se requiere de tener ciertos paradigmas o conocimientos, pero también la valentía de poder desecharlos si este fuera el caso para poder tener una mejor aproximación a la realidad…

Lo segundo es "hacerse cargo" … si ya nos dimos cuenta… ahora toca tomar compromiso y ponerse a trabajar, hacer lo que tengamos que hacer… ante una oportunidad aprovecharla, ante un problema atenderlo, y lo que toque… no hacerlo sería irresponsable… lo que si puede pasar es que no puedas hacerte cargo, y que necesites desarrollar nuevas capacidades para poder hacerlo… o buscar aliados, o aprender o …hasta incluso ¡des-aprender!

Lo tercero es "dar sentido"… si ya te diste cuenta, si ya estás haciendo algo… es mejor que todo este encaminado a dar sentido… a que sea útil para tus propósitos, a que abone a lo que estás buscando… pero no solo hasta allí queda, la implicación de este paso es que debe estar contextualizado, es decir, debe de considerar las restricciones y características de la situación, del momento… e incluso de los propósitos de los demás y de las consecuencia e implicaciones, de los cambios o innovaciones que impulsaremos, del impacto que generaremos y del valor compartido que podemos crear…

Sin duda aplicarlos no es tarea fácil, son tres pasos que en principio suenan sencillos, pero que se montan en un entramado caótico, sistémico y desequilibrado, por lo mismo no todas las organizaciones y/o personas pueden desarrollar una capacidad plena para su inteligencia… y allí radica la diferencia de los más capaces, de los más inteligentes…

 

Jorge Alberto Ordóñez Tovar

Director del Departamento de Gestión y Liderazgo, Región Sur

Escuela de Negocios del Tecnológico de Monterrey en Puebla

jordonez@itesm.mx

@JorgeAOT

Las opiniones vertidas en este espacio no reflejan el ideario del Tecnológico de Monterrey en Puebla.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles