La polarización se profundiza: resultados de elecciones de medio término en EEUU

  • URL copiada al portapapeles

Si bien se habían pronosticado correctamente los resultados de las elecciones de medio término que tomaron lugar el pasado 6 de noviembre en Estados Unidos, los mismos no dejaron de demostrar una tendencia muy clara e importante: la polarización política cada vez más profunda en la sociedad basada en aspectos generacionales, étnicos, educativos y sobre todo, regionales.

La participación fue histórica para elecciones de medio término, algunos analistas estiman que fue la votación con mayor participación en elecciones de este tipo en 50 años o más. La motivación detrás de la alta participación sin duda se relacionó con el mismo Presidente Trump, cuyos seguidores y opositores salieron para apoyar o castigar al partido republicano.

Siguiendo el patrón histórico en la cual el partido del presidente suele perder poder en el congreso, los demócratas dieron la vuelta a la cámara de diputados, y terminarán ganando por lo menos 30 lugares netos comparado con los que tenían antes de las elecciones. Dado que el número de diputados en la cámara se determina según la población de cada estado, se podría interpretar que la población en general mandó un mensaje a Trump y su partido.

Además, los demócratas nos dieron varias importantes "novedades políticas" la noche del martes: las primeras musulmanas, las primeras indígenas y la mujer más joven elegidas al congreso, así como la victoria del primer gobernador abiertamente homosexual. Lo anterior demuestra una tendencia progresista de una parte del electorado estadounidense, buscando una representación más diversa para su país que también cada vez es más diverso.

Sin embargo, para el senado, en la mayoría de las 33 contiendas electorales en juego(de las 100 senadurías en total),los demócratas se tuvieron que defender-y varios en estados históricamente republicanos. Por esta razón, se esperaba que los republicanos retuvieran el control del mismo, pero más allá de eso, lograron expandir su mayoría. Cabe mencionar que ganaron los candidatos republicanos las gubernaturas en Florida y Ohio, los cuales son estados "oscilantes" claves para las próximas elecciones presidenciales.

Los resultados reflejan la división en el país. Mientras que los jóvenes, las minorías, personas con mayores grados educativos y los que viven en las ciudades y suburbios mayormente votaron por los demócratas, fue la gente mayor, los blancos, personas con menores niveles educativos y los que son de pueblos o zonas rurales que siguieron apoyando tanto a Trump como al partido republicano en sí. Si antes se hablaba de estados demócratas o republicanos, ahora se podrían pensar en regiones, con la división urbana-rural siendo un factor fundamental.

La polarización que se observa entre las ciudades y el campo también es un tema de identidad, así como del modo de vivir y percibir los problemas del país. Mientras que en las zonas rurales uno puede tranquilamente no encontrarse con nadie diferente a si mismo, los que habitan las áreas urbanas se percaten de otras necesidades en una sociedad más cosmopolita. Y son los de los pueblos a quienes ha llegado Trump y el partido republicano con su discurso sencillo, directo y efectivo sobre las causas de sus problemas, entre otras los migrantes y políticos elitistas desconectados de su realidad pueblerina, mientras que los demócratas no han podido formular un mensaje claramente articulado con el que se pueden identificar.

Con la recuperación del poder, los demócratas tendrán que considerar bien cómo usarlo: si investigarán a Trump mientras bloquean iniciativas republicanas, o si encontrarán una manera de construir consenso y soluciones bipartidistas para atacar los temas más urgentes en el país, en particular la migración y el sistema de salud. Pero su más grande tarea viene con las elecciones de 2020, cuando tendrán que buscar y comunicar el mensaje correcto para conseguir los votos de las zonas rurales, quienes desde hace tiempo se han sentido olvidados por parte de Washington.

*Profesora-Investigadora en la Escuela de Ciencias Sociales y Gobierno del Tecnológico de Monterrey, Campus Puebla. Doctora en Economía Política del Desarrollo por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. Maestra en Desarrollo Internacional por la University of Denver. Originaria de Estados Unidos

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles