Réquiem, por Puebla

  • URL copiada al portapapeles

Mario DE VALDIVIA


01 Ene 2019

 

A Martha Erika

 

Requiem aeternam dona eis Domine, et lux pepetua luceat eis. Dice así la invocación a lo Alto para que les dé el descanso eterno a quienes ya fallecieron. Se pide también que luzca para ellos la luz perpetua.

Viejo responso que en latín se decía en los funerales y en los rosarios que siguen al deceso.

La Puebla de los Ángeles, eterna, es sede espiritual, asiento de fe, de esperanza. Es belleza.

Puebla vive una tragedia. Resiste una desgracia. Triunfará como las otras veces.

Puebla puede cantar el salmo de David y expresar, desde lo profundo del alma,

 

De profundis clamavi ad te, Domine; Domine, exaudi vocem meam.
Fiant aures tuae intendentes
in vocem deprecationis meae.

(Desde lo más profundo te invoco, Señor, /¡Señor, oye mi voz! /Estén tus oídos atentos /al clamor de mi plegaria.)

 

Nochebuena poblana ensombrecida. Navidad sin campanas, sin estrella. Ella se fue y los pastores del Belén, en orfandad.

Martha Erika, como los héroes de Puebla luchó incansable. Arrostró el peligro. Alzó la frente. Enarboló la verdad. Venció a la mezquindad. Breve su paso.

No la mataron hombres. El odio quiso matarla. Pero se levantó. Hoy goza del Réquiem eterno. Y no será olvidada. Puebla toda puede recitar el Salmo:

 

Lacrimata est anima mea prae maerore;
erige me secundum verbum tuum.
Viam mendacii averte a me
et legem tuam da mihi benigne.
Viam veritatis elegi,
iudicia tua proposui mihi.
Adhaesi testimoniis tuis, Domine;
noli me confundere
.

(Mi alma llora de tristeza:/consuélame con tu palabra. /Apártame del camino de la mentira, /y dame la gracia de conocer tu ley. /Elegí el camino de la verdad, /puse tus decretos delante de mí. /Abracé tus prescripciones: /no me defraudes, Señor. /

Requiescat in pace.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles