Exigimos respeto, honradez y objetividad al Presidente de la República

  • URL copiada al portapapeles

Una y otra vez escuchamos de labios del Presidente de la República, en actos masivos que se realizan para dar a conocer a la población los programas sociales que su gobierno ha instrumentado y la forma en la que éstos operarán, que los recursos económicos llegarán directamente a los beneficiarios sin intermediación de organizaciones como Antorcha "Mundial".

Es indudable que el presidente sabe perfectamente bien que la denominación de nuestra organización es Antorcha Campesina o Movimiento Antorchista Nacional. Por lo tanto, la forma en la que se nos menciona es estar haciendo escarnio público de nuestra organización, al mismo tiempo que es estar creando el ambiente propicio para acciones represivas en contra de nuestro movimiento. Porque la conducta del Presidente de la República es una invitación a ejercer represión, desde los más altos niveles de gobierno hasta los últimos detractores de Antorcha a la actividad legal de nuestro movimiento: Exigimos al presidente de México, respeto y seguridad total para las actividades absolutamente legales del movimiento antorchista nacional.

En esos actos, de manera reiterativa nos ha acusado de manejar los recursos económicos de los programas sociales que instrumenta el Gobierno de la República, llamándonos "intermediarios" y "vividores". Puntualmente hemos rechazado categóricamente, hasta el cansancio, estos ofensivos calificativos, y aclarado que el Movimiento Antorchista nunca ha manejado ningún recurso, de ningún programa, en ningún lugar, que permita a cualquier individuo llamarnos con propiedad "intermediarios". Por tanto, dado que hay quien afirma una cosa y otro la niega, el que afirma tiene la obligación de probar su dicho, aunque sea el Presidente de la República. Por tal razón, exigimos al Presidente de la República aporte pruebas públicas de sus afirmaciones y que deje de fingir que ni nos ve ni nos oye para poder continuar con su campaña ilegal y liquidacionista en contra del Movimiento Antorchista Nacional; exigimos que haya honradez y objetividad para sustentar tan graves acusaciones o para aceptar que se está abusando del poder para cobrar agravios políticos contra los que no comulgan con su manera de gobernar al país y, por tanto, cesar la campaña difamadora y liquidacionista contra el Movimiento Antorchista.

Por nuestra parte, hemos dejado sentado que nuestra actividad se circunscribe a luchar de manera organizada por la solución de las necesidades que sufren los más pobres de nuestro país, y que los recursos federales que se aplican en su solución son asignados a los gobiernos de los estados o a los gobiernos municipales, quienes se encargan de la adjudicación y supervisión de la obra.

El Movimiento Antorchista Nacional no maneja ningún recurso de estas partidas presupuestales. Si los éxitos de esta política los exhibimos con orgullo, es porque, aunque de manera incipiente, son una prueba contundente de lo que los pueblos organizados y en lucha pueden lograr para transformar de una manera más efectiva al país entero. ¿O acaso es mejor esperar "Prospera" o "Mi beca" sentaditos y sin hacer nada por la verdadera transformación del país?

Además, aclaramos puntualmente en pueblos y colonias, que los recursos para la realización de las obras son recursos federales logrados mediante la organización y la lucha, diciendo así la más absoluta verdad. Sólo le queda a Antorcha la conciencia y la decisión de la gente para continuar en la consecución de una vida mejor. Damos también, como prueba última de criterio de verdad, los resultados que nuestra labor ha dado: por eso publicitamos con orgullo la transformación que han sufrido Chimalhuacán e Ixtapaluca en el Estado de México, y Tecomatlán y Huitzilan de Serdán en el estado de Puebla, gracias a la política instrumentada por el Movimiento Antorchista. Esas poblaciones le prueban, a quien tenga ojos para ver, la honradez y la objetividad para juzgar el trabajo de organizaciones diferentes a la nuestra, y darse cuenta que la transformación realizada en los lugares mencionados no es producto de un grupo de vividores ni de intermediarios, sino de la acción de una organización seria, honrada, responsable y profundamente comprometida con la verdadera emancipación del pueblo pobre de México, que merece, aunque no haya votado por Morena y mantenga diferencias esenciales en la forma como debe conducirse al país por el camino del desarrollo y la superación, digo, merece el más absoluto respeto. Los resultados de nuestro trabajo nos dan el derecho para reclamarlo. No lo pedimos en obsequio, lo exigimos porque es nuestro derecho y porque es obligación del Presidente de la República salvaguardar los derechos de todos los mexicanos, consagrados en la Constitución Política de nuestro país. De no hacer caso a nuestro llamado para que cese esta campaña difamatoria, desde hoy lo hacemos responsable de cualquier acto represivo ya sea físico, legal o administrativo, que llegara a sufrir cualquier miembro del Movimiento Antorchista Nacional, como punto culminante de esta campaña que busca liquidar a la única organización que tienen los pobres como instrumento para ascender a una vida mejor.

* Diputado federal del Movimiento Antorchista

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles