Hábitat III y las nuevas tareas

  • URL copiada al portapapeles

Jesús TAMAYO


29 Ene 2019

La semana anterior apuntamos la creciente preocupación de la ONU sobre las formas que toma la urbanización global (el descontrolado crecimiento de las ciudades)y que ello ha dado lugar a tres reuniones y acuerdos internacionales. Así nacieron Hábitat I, Vancouver (1976), Hábitat II, Estambul (1996) y, Hábitat III, Quito (2016) donde se acordó una Nueva Agenda Urbana.

Hábitat III es la segunda conferencia con mayor afluencia en la historia de la ONU con 167 países representados (México incluido), que decidieron suscribir la llamada Nueva Agenda Urbana (NAU),un compromiso para la urbanización sustentable y así mejorar la vida de la población urbana de nuestros países. La NAU es un llamado de atención poderoso y bien intencionado a todos los actores que concurren en la vida de las ciudades y las metrópolis.

La Delegación Mexicana en Hábitat III participó en las reuniones y refrendó el compromiso pleno de México con la Nueva Agenda Urbana, y así transformar la vida de los casi 80 millones de personas que hoy viven en las ciudades de México. Para ello impulsó tres principios transversales (OJO) que se incorporaron en el documento final de la Conferencia: el Derecho a la Ciudad, la Igualdad de Género y la Accesibilidad Universal.

La NAU contempla aspectos fundamentales a alcanzar en los próximos 20 años. Se compone de 175 puntos y tres principios básicos (no dejar a nadie atrás, mecanismos de economía urbana sustentable e inclusiva y sustentabilidad ambiental). Entre estos:

• Se consagra el Derecho a la Ciudad, la igualdad de género y la accesibilidad universal, las principales aportaciones de México.

• Propone la eliminación de la pobreza y el hambre en todas sus formas y dimensiones.

Habíamos dicho antes que con Estambul (1996) la revitalización de ONU-Habitat la situó directamente en medio del Programa de Desarrollo de la ONU para la Reducción de la Pobreza, con una estructura efectiva y programas, y prioridades relevantes. Ya en el 2010, ONU-Habitat había informado que más de 827 millones de personas vivían entonces en condiciones parecidas a las de los barrios marginales.

• Promueve regular para combatir y prevenir la especulación y la explotación de las tierras urbanas.

• Busca aumentar la resiliencia o capacidad de las ciudades para superar traumas o circunstancias adversas.

• Propone como principio la inclusión de niños, niñas, mujeres en los planes de desarrollo, el respeto a los derechos y la integridad de refugiados, desplazados internos y migrantes.

Nuestro país estuvo participó en las decisiones de Hábitat. De modo que pareciera evidente que las líneas estratégicas aprobadas en Quito deberán ser incorporadas al actuar de nuestras actividades locales y sumarse a sus viejas obligaciones constitucionales. Menudo reto les espera y nos espera.

Adelante discutiremos sobre los compromisos adquiridos, federales y locales.

jesustamayo@prodigy.net.mx

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles