Fátima Monterrosa: ejemplo de periodismo venal y manipulador

  • URL copiada al portapapeles

El Movimiento Antorchista Nacional, que durante 45 años de existencia ha sufrido ataques infamantes, calumnias y ofensas tan graves que han puesto en peligro la vida y la libertad de nuestros dirigentes, así como el derecho de Antorcha a existir como organización de los pobres, por parte de periodistas y periódicos, revistas, estaciones de radio y canales televisión, una y mil veces ha exigido y reclamado la necesidad que tienen medios y periodistas de comportarse con honradez y profesionalismo a la hora de analizar y publicar cualquier noticia, de manera tal que una información veraz coadyuve a conformar una opinión y una conciencia ciudadana fundada en la verdad y en la certeza.

Hasta hoy hemos clamado en el desierto. No sólo se ha ignorado nuestra protesta legal y fundada, sino que los ataques se han multiplicado en número y gravedad, es decir, los ataques infamantes arrecian y las calumnias y ataques no cesan contra el Movimiento Antorchista.

Hoy que el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, se ha puesto a la cabeza de la cruzada liquidacionista contra el Movimiento Antorchista Nacional, con las mismas artes y con los mismos objetivos que los periodistas y medios venales de todo tipo, surgen de sus escombros ataques que habíamos logrado acallar, con razones y argumentos irrebatibles, con la seguridad de que cuentan con la venia y simpatía del gobernante en turno y tienen la convicción de que una mentira repetida mil veces puede convertirse en verdad. Sufrimos una campaña fascista que es urgente y necesario denunciar.

Sólo para demostrar que no estamos haciendo teatro ni haciéndonos las víctimas, damos como ejemplo de lo que decimos, el reportaje que Fátima Monterrosa realizó en el noticiero "En Punto", que dirige Denise Maerker, el jueves 17 de enero en el canal dos de Televisa, en relación con la concesión de gasolineras que posee el Movimiento Antorchista. No se dice nada nuevo, es un refrito de otro publicado con los mismos fines de la actual campaña, en el 2012, al cual se le dio puntual respuesta que la hizo enmudecer durante 7 años; maneja datos falsos y aparece en momentos en que el Presidente de la República encabeza una campaña liquidacionista en contra del Movimiento Antorchista, buscando o congraciarse con el poderoso para obtener canonjías, uniéndose a su campaña u obedeciendo órdenes de difundir mentiras para justificar cualquier acción represiva posterior en contra de nuestro Movimiento. ¿No es una prueba de periodismo venal y manipulador? Sí. ¿No es éste un acto de corrupción? Sí y muy grave, que exige al gremio periodístico honradez y objetividad para la paz y formación de un pueblo más culto y mejor informado.

Jugando un papel que nadie con mínimo de honradez debe prestarse a jugar, Fátima Monterrosa, seguramente con muy buenas ganas, juega el papel de testigo falso para inculpar y procesar a una organización, cuyo único delito es estar creando en los pobres la idea de que mediante su unión y lucha es posible mejorar las condiciones de vida de los que menos tienen. Es la reacción de los que creen tener a la verdad agarrada de la cola y no admiten disidencia, ni aceptan crítica ni mucho menos la exigencia de corregir el camino equivocado que han trazado.

Esto es lo que tiene fuera de sí a los amigos del status quo, de los que, enanos de pensamiento, se oponen a aceptar como algo ineludible natural y necesario el ascenso a una vida mejor de los pobres del mundo. Por nuestra parte, en la consecución de esta idea y en el ejercicio de una crítica sana y constructiva, no nos detendrán todas las fátimas que hay en el mundo ni las calumnias e infamias, vengan de donde vengan. Nuestra honda es la David.

* Diputado federal de Antorcha

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles