¿Quiénes son los realmente afectados por los aranceles?

  • URL copiada al portapapeles

El viernes 7 de junio, el presidente de EU Donald Trump anunció que no impondrá aranceles a productos mexicanos que había amenazado utilizar si México no actuara frente la crisis migratoria. Dada la importancia del intercambio entre los países, esto ocasionó bastante preocupación en ambos lados de la frontera. Aun si por el momento no los impondrá, es una buena ocasión para reflexionar sobre los impactos de los aranceles en general. ¿Quiénes pagan los aranceles: los productores o los consumidores?

La imposición de aranceles es una política proteccionista que apoya a las industrias domésticas frente la competencia internacional, haciendo a los productores extranjeros menos competitivos en ese mercado. Sin embargo, quienes suelen absorber los costos de los aranceles no son las empresas exportadoras, sino las importadoras, quienes transfieren estos costos a los consumidores, de tal manera que son los consumidores del mismo país que los impone quienes se ven perjudicados. En teoría, esto hace más atractivos los productos domésticos en cuestión de precio.

No obstante, tenemos que considerar otros factores. ¿El país que impone los aranceles también es productor de estos bienes?, ¿hay otros países proveedores de estos bienes a precios competitivos?, ¿son productos considerados indispensables, de tal forma que los consumidores estarían dispuestos, u obligados, a pagar precios más altos?, ¿o es algo que fácilmente podrían dejar de consumir o encontrar alguna sustitución doméstica o de otro país?

Desde el año pasado EU está en una guerra de aranceles con su socio comercial más importante: China. Un reporte elaborado por investigadores de Princeton University, el Federal Reserve y Columbia University y publicado por el Centre for Economic Policy Research analizó su impacto en la economía estadounidense. A pesar de que Trump afirma que China está pagando estos aranceles, las empresas estadounidenses que importan los productos han absorbido los costos, y a su vez los han transferido a sus consumidores, con poco o ningún impacto en los precios que reciben los exportadores chinos.

Asimismo, el reporte subraya que los productores domésticos, al no enfrentar ahora tanta competencia extranjera, también han incrementado sus precios. Es decir, los consumidores estadounidenses se han visto doblemente afectados por mayores precios, tanto de los productos importados como domésticos, a partir de la imposición de aranceles.

Este caso nos da algunas pistas sobre lo que podría pasar si EU impusiera aranceles a México en un futuro. Quienes absorberían los costos adicionales generados por los aranceles no serían los exportadores mexicanos, sino los importadores estadounidenses y, sobre todo, los consumidores. Si los aranceles llegaran a altos niveles por un tiempo prolongado, posiblemente algunos productores buscarían reubicarse en otros países, pero difícilmente se reubicarían en EU como afirmaba Trump, si la razón por la que están en México es por su ventaja comparativa de mano de obra.

Para saber si los consumidores estadounidenses dejarían de consumir los productos mexicanos más costosos, se tendría que hacer un análisis específico por sector, para entender la elasticidad de los productos, así como su potencial de ser sustituidos por otros productos de origen estadounidense o de otro país.

En el corto plazo, por ejemplo, no es muy probable que el consumidor promedio estadounidense dejaría de consumir considerablemente verdura y fruta. También los productores domésticos podrían aprovechar para aumentar los precios de sus productos, lo cual seguiría perjudicando al consumidor estadounidense.

Si México impusiera aranceles a EU, tendría un impacto similar para el consumidor aquí. En cuestión de productos agrícolas, habría alzas en los precios de maíz, frijol de soya, lácteos, cerdo y res, que son los más importados. Asimismo, bienes capitales como maquinarias y coches serían más caros.

El asunto de los aranceles fue una jugada política que logró que México acudiera a la mesa a dialogar sobre un tema importante para la base electoral de Trump: la migración. Pero si se hubieran impuesto temporalmente aranceles a productos mexicanos, o si amenaza Trump con hacerlo en el futuro, quienes pagarían el precio serían los consumidores estadounidenses, y paradójicamente, los mismos seguidores del presidente estadounidense.

 

* Profesora de la Escuela de Ciencias Sociales y Gobierno del Tecnológico de Monterrey, Campus Puebla

Doctora en Economía Política del Desarrollo por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla

Maestra en Desarrollo Internacional por la University of Denver

Licenciada en Psicología y Español por Xavier University

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles