Turbulencia

  • URL copiada al portapapeles

Seguramente muchos de ustedes han vivido o conocen a alguien que ha experimentado una turbulencia durante un vuelo. Situación que nunca es agradable, puesto que apenas nos empezamos a sentir inseguros, nuestros miedos nos invaden. La sola idea de caer en un avión aterroriza, sobre todo porque prácticamente es una sentencia de muerte y nada, pero nada, podríamos hacer.

Estos fenómenos son más comunes de lo que nos imaginamos. Las turbulencias no son exclusivas de los vuelos, sino más bien es un fenómeno conocido, aunque no necesariamente comprendido, que se presenta en todos los fluidos que conocemos. Investigando un poco sobre el tema, las turbulencias son situaciones que entendidas como sistemas son altamente complejas, puesto que dependen de e interactúan con diversas variables, lo que hace difícil modelarlas o predecirlas, por ejemplo.

Dichos fenómenos se caracterizan por la inestabilidad, el movimiento caótico y además se presentan en diversas formas y tamaños… Por supuesto que esta nota no se trata de un artículo científico, sino que quiero reflexionar junto contigo sobre algunos aspectos que me parecen clave al extrapolarlos a otros ámbitos mucho más personales y organizacionales.

Discurriendo sobre este concepto, me di cuenta de que es un fenómeno que se presenta en diversas formas y que es aplicable a otros ámbitos fuera de los fluidos, como bien podría ser nuestra vida, el trabajo, el amor, la enfermedad, la amistad… todo puede verse afectado, moldeado, formado, ligado, golpeado, transformado por una turbulencia…

¿Quién no ha sentido que todo cambia abruptamente y que el caos se apodera de nosotros?, ¿quién no ha estado tranquilamente fluyendo por los devenires de la vida, cuando algo repentinamente nos golpea y nos mete a un torbellino de situaciones, frustraciones, emociones, decisiones?.. Y esto no es exclusivo de la vida de las personas; pasa en las organizaciones, en las instituciones, en los gobiernos…. Pareciera que el concepto puede aplicar prácticamente a todo lo que somos y todo lo que creamos… ¿Será que somos parte de un ecosistema líquido? ¿Que las redes que nos conectan se parecen al agua, al aire?..

Quién no ha sentido la necesidad de fluir…. Y quién no ha escuchado que estamos todos conectados… Fluir significa correr… brotar… y fluir con la turbulencia nos ha permitido sobrepasar diversos obstáculos.

La turbulencia bien podría ser nuestra mejor amiga y aliada, por supuesto si y sólo si... no nos caemos del avión, y en cambio fluimos con ella y tomamos su poder transformador para transitar a una realidad diferente, al menos diferente, puesto que vivió en turbulencia…

Director del Departamento de Gestión y Liderazgo, Región Sur

Escuela de Negocios del Tecnológico de Monterrey en Puebla

jordonez@tec.mx

@JorgeAOT

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles