La situación actual de la migración entre México y Estados Unidos

  • URL copiada al portapapeles

La migración indocumentada hacia Estados Unidos no es algo nuevo. Desde hace ya un par de siglos, las personas han buscado llegar a aquel país en busca de un mejor futuro. De este fenómeno incluso se acuñó el término de "sueño americano", ya que este país permitía que las personas alcanzaran su máximo potencial y amasaran grandes fortunas.

Ésta es incluso la historia de las familias Kennedy o Trump, que llegaron a volverse muy ricas después de su llegada a Estados Unidos.

El problema se empezó a suscitar recientemente ya que, a diferencia de hace un par de siglos, aquel país no está en condiciones de recibir a todas estas personas provenientes de varios países que enfrentan situaciones económicas y políticas complicadas. La realidad de Estados Unidos ha cambiado; antes era posible llegar a Ellis Island (el puerto de entrada cerca de Nueva York que se utilizaba en los siglos XVIII y XIX) con buena salud y ganas de superarse y se les permitía el acceso a Estados Unidos sin ningún problema.

El gran flujo de personas que buscan entrar a ese país de manera irregular ha vuelto las disposiciones migratorias cada vez más rígidas. Incluso es uno de los países con regulaciones de visado más estrictas. En algunas ocasiones, estas nuevas disposiciones han incluso ocasionado violaciones sistemáticas a los derechos humanos. Separaciones familiares en donde ciudadanos americanos (niños nacidos en Estados Unidos) son alejados de sus padres, cuando éstos son deportados por no contar con la documentación necesaria para ubicarse dentro de Estados Unidos y ellos se quedan a cargo de familias de acogida temporal.

La situación de los migrantes indocumentados en Estados Unidos se ha agravado por políticas migratorias irresponsables, como las adoptadas por el actual gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Éste ha dejado que un número significativo de personas cruce por nuestro país con la finalidad de llegar hacia Estados Unidos. Esto incluso ha ocasionado un gran enfrentamiento entre nuestro país y el vecino del norte. Pensando posiblemente que éste no es nuestro problema, pues no se quedarán en nuestro país (ya varias de estas personas han recibido visas de trabajo mexicanas que les permiten vivir y trabajar acá).

Estados Unidos no es un país que esté obligado a recibir a todas las personas que buscan mejorar su vida. No importa que tengan habilidades especiales, familiares, o que su vida corra peligro en su país de origen. Este país se encuentra en su derecho para restringir la entrada de cualquier persona que no debería de ser admitida, por cuestiones de seguridad, dentro de su territorio nacional.

Es por lo anterior que la actitud de nuestro país de "dejar cruzar" a todas estas personas como señal de compañerismo a nuestros hermanos latinoamericanos, no es más que una actitud irresponsable que nos causará muchos problemas a corto, mediano y largo plazo.

Estados Unidos incluso ya ha llegado a amenazar con aumentar las tarifas y cuotas para los productos mexicanos que se internen en su país. Esto es sólo el comienzo de las sanciones a las que nuestro país podría ser acreedor, en caso de no adoptar políticas migratorias viables y responsables que no violenten la estabilidad y seguridad tanto de México como de Estados Unidos.

 

* Tecnológico de Monterrey-Puebla

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles