Los primeros debates de los precandidatos demócratas: ¿quién puede ganarle a Trump en 2020?

  • URL copiada al portapapeles

Los pasados 26 y 27 de junio se realizaron los primeros debates de los precandidatos demócratas en Miami, para las siguientes elecciones presidenciales en los Estados Unidos en 2020. Los debates fueron poco usuales en cuanto al número de precandidatos seleccionados para participar, 20, quienes fueron divididos en grupos de 10 por cada ronda. Además, el número de mujeres que participaron, 6, fue histórico. De los cinco mejores precandidatos según las encuestas antes de los debates, exvicepresidente Joe Biden, senador Bernie Sanders, senadora Elizabeth Warren, senadora Kamala Harris y alcalde Pete Buttigieg, aleatoriamente participó solamente Warren en la primera noche, mientras los otros cuatro participaron en la segunda noche.

Ambas noches resultaron ser una oportunidad para que se destacaran algunos de los precandidatos menos conocidos. En la primera noche ellos fueron Julian Casto, exsecretario de Vivienda y Desarrollo Urbano de la administración de Obama; y Corey Booker, senador de Nueva Jersey; mientras que la más conocida, Warren, también dio resultados sólidos. En términos generales el debate estuvo tranquilo, con poca mención de Trump y sin ataques fuertes a los mejores posicionados en las encuestas.

Fue la segunda noche más cargada, la de los candidatos actuales más fuertes, por lo que fue lo más interesante.

La estrella del debate fue Harris, quien si bien se encontraba en los primeros cinco de las encuestas, no tenía la misma presencia nacional que Biden, Sanders y Warren. La mujer afroamericana, exfiscal del estado de California y actualmente senadora, sobresalió en sus intervenciones, pues no se dedicó a atacar a Biden en cuanto a asuntos delicados raciales, así como las políticas migratorias de deportación de la administración Obama, estableciéndose como una fuerte contendiente.

Asimismo, Buttigieg, alcalde de South Bend, Indiana, llamó la atención por sus buenas intervenciones, mientras que Biden y Sanders fueron criticados por su débil desempeño en el debate.

A partir del alto número de precandidatos, una pregunta recurrente ha sido qué tan diferentes son los mismos en cuanto a sus posiciones políticas. Los moderadores del debate intentaron identificar sus divergencias, específicamente en cuanto a sus políticas propuestas de salud y migración -temas prioritarios debatidos en ambas rondas-. Warren, Sanders, Harris y el alcalde de Nueva York Bill de Blasio, por ejemplo, respondieron que eliminarían planes de seguro de médico privados, creando así un sistema universal de salud único (aunque cabe mencionar que después Harris aclaró que no había entendido bien la pregunta), mientras los otros candidatos respondieron que optarían por expandir la opción pública de seguro médico, aunque se podrían conservar los planes de seguros privados para quienes lo desearan. Asimismo, se hicieron algunas diferencias entre quienes cambiarán el delito de entrar al país sin documentación, a uno civil y no penal.

Una duda que surge después de los primeros debates es si algunos candidatos están posicionándose demasiado a la izquierda para apelar a los votantes demócratas más progresistas en este momento, pero sin posibilidades de ganar con estas mismas propuestas en las elecciones generales.

Si bien este movimiento es común (primero se mueven a la izquierda durante las elecciones primarias, y luego se regresan a posiciones más moderadas para las elecciones generales) aún no es claro si una propuesta como un sistema universal de salud, por ejemplo, convencerá a los votantes más moderados y sin afiliación a un partido, especialmente considerando el incremento de impuestos que ello implicaría.

Con diferencias de políticas quizás en grado, pero no en sustancia, la característica clave del próximo candidato demócrata es la elegibilidad. Es decir, ¿quién puede ganarle a Trump en las elecciones generales?, ¿podrá ser alguien como Sanders, un demócrata social con las propuestas más progresistas; o será mejor alguien con propuestas más moderadas? En otras palabras, ¿quién puede consolidar apoyo no sólo de los demócratas más izquierdistas, pero también apelar a los mismos demócratas moderados y al electorado no afiliado a un partido?

En resumen, estos primeros debates sirvieron para conocer a los menos conocidos en la escena nacional. Harris, sin duda, sobresalió; y en menor grado Buttigieg, Castro y Booker. No obstante, por el momento Biden, Sanders y Warren seguirán siendo contendientes. Pero la pregunta sigue: ¿quién puede ganarle a Trump? Esperamos que nos den más luz en los próximos debates el 30 y 31 de julio.

 

* Profesora de la Escuela de Ciencias Sociales y Gobierno del Tecnológico de Monterrey, Campus Puebla. Doctora en Economía Política del Desarrollo por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. Maestra en Desarrollo Internacional por la University of Denver. Licenciada en Psicología y Español por Xavier University.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles