El papel subversivo de los estudiantes

  • URL copiada al portapapeles

Adrián SALAZAR


04 Jul 2019

Por estas fechas, miles de jóvenes culminan sus estudios en diferentes niveles educativos. Creo necesario recordarles la importancia del rol que juegan en una sociedad lacerada y llena de lastres, como fruto de la educación capitalista que durante años ha penetrado en nuestra mente, con el fin de mantener enajenada a la sociedad y a los hombres aislados del resto de la sociedad con el discurso del tan dichoso "éxito personal".

Por todos los medios informativos, educación escolar, música, cine, publicidad y demás canales, se fomenta el individualismo como única forma de llegar a la cima del éxito sin importar lo que se tenga que hacer para ello; nos dicen: compra tu casa, ten tu familia, hazte de tu automóvil, compra tu mascota, pero nunca, ni por error, nos hablan del trabajo colectivo, que permite alcanzar más triunfos y con beneficios para el colectivo.

Aristóteles dijo que el hombre es un ser social, que depende de los demás y sólo de esta forma puede realizarse plenamente. Con el desarrollo de la sociedad y de las formaciones socioeconómicas hasta llegar al capitalismo, ese discurso fue abandonado, pues lo que hoy se requiere no es una sociedad consciente y organizada, sino a "hombres libres" -liberalismodixit-, sometidos y esclavizados por las propias condiciones del actual modelo económico imperante.

El capitalismo somete al individuo a través de las relaciones de producción, permitiéndole a los dueños de los medios de producción concentrar en sus manos la riqueza que produce la mayoría de la población con su fuerza de trabajo y de la cual sólo recibe una ignominiosa parte y la educación está encaminada a crear mano de obra barata y fortalecer las reservas industriales, quedando así el hombre a disposición absoluta del gran capital y encadenado a una absoluta pobreza material e intelectual.

El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) la capital de Puebla tiene el mayor número de personas en situación de pobreza: 699 mil 16 personas y ocupa la sexta posición respecto al mayor número de personas en caso de pobreza extrema con 64 mil 586.

¿Pero quién le explica a obreros, campesinos o amas de casa, que la pobreza es la causa de todos los males que padecemos en nuestro país? ¿Quién les explica que hay una solución viable para erradicar a la pobreza? ¿Quién les dice que una patria más justa y equitativa no solamente es posible sino necesaria? Aquí es donde los estudiantes y futuros profesionistas deben tomar un papel subversivo en favor de la clase proletaria para organizarla y politizarla.

Aunque la tarea no es nada fácil, existen jóvenes que han asumido esa responsabilidad como suya, incluso a algunos de ellos les ha costado la vida en aras de lograr la emancipación del pueblo pobre; como muestra de respeto, de cariño, las generaciones que en este ciclo escolar se gradúan en instituciones educativas que trabajan con el proyecto educativo del Movimiento Antorchista llevan por nombre "Jóvenes antorchistas", en memoria de Omar Abit Lugo Espinoza, Nancy López García y Berenice del Rosario Bonilla López, tres personas que a su corta edad perdieron la vida en la loable labor de organizar y educar al pueblo.

Omar Abit Lugo Espinoza nació un 29 de octubre de 1987, en la ciudad de Los Mochis, Ahome, Sinaloa. Cursó la primaria y secundaria en su ciudad natal y fue instructor de danza y baile en las preparatorias "Felipe Bachomo" de Charay, comunidad de El Fuerte, y en la "Rafael Ramírez" en Culiacán, en donde inculcó a sus alumnos el amor a la danza, al baile folclórico y la promoción de la cultura indígena de su querido Sinaloa. Luchó en las filas del antorchismo durante 18 años a lado de campesinos, colonos y estudiantes; en su momento fue dirigente estatal de la FNERRR y después integrante del Comité Estatal de Antorcha.

Nancy López García nació en 1991 en Puebla, en donde vivió sus primeros años de vida, y después radicó en Santa Cruz Pocitos, una comunidad de Altzayanca, en Tlaxcala. Como estudiante pobre ingresó a la Casa del Estudiante "Tlahuicole" en el año 2009, siendo una de las moradoras más responsables y disciplinadas, y se distinguió por participar en la lucha de la FNERRR. Por su inteligencia y su nobleza se fue acercando poco a poco a la lucha social hasta que, al terminar su carrera se incorporó a las filas del Movimiento Antorchista, en el Frente Obrero. En noviembre de 2017 Nancy fue responsable del Seccional Huamantla, siendo la líder social más joven en la historia del antorchismo tlaxcalteca, misma que además figuraba por su capacidad de dirigir y realizar las tareas que la organización marcaba. Fue asesinada el día 14 de octubre de 2018, por motivos políticos, en medio de una embestida nacional contra el Movimiento Antorchista.

Berenice del Rosario Bonilla López, originaria de Huitzilan de Serdán, nació un 15 de noviembre de 1996. Durante ocho años, formó parte de los Grupos Culturales Nacionales del Movimiento Antorchista, en donde logró destacar gracias a su disciplina, esfuerzo constante y sus cualidades dancísticas. Fue integrante de la FNERRR y, durante sus últimos años, se adhirió a las filas del Movimiento Antorchista, para trabajar con empeño en el área cultural de nuestra organización. En agosto de 2018, tras cuatro años de estudios, culminó la licenciatura en Danza Folclórica en el Instituto de Artes Macuilxóchitl de la ciudad de Puebla. Una sensibilidad extraordinaria y un entendimiento profundo del lenguaje poético, la convirtió desde muy joven en una excelente declamadora y por ello logró ganar varios Concursos Nacionales de Declamación.

Es una necesidad real que los jóvenes se organicen y encabecen la educación política que requieren las masas, poniendo al servicio de sus hermanos de clase todos sus conocimientos y capacidades, es decir, regresando al pueblo mismo de donde han salido y guiarlo por el derrotero correcto. Los estudiantes deben verse a sí mismos como los forjadores de una sociedad mejor, tarea en la que no están solos ni parten de la nada absoluta, pues el Movimiento Antorchista es la organización que durante 45 años ha realizado esta labor obteniendo resultados favorables, pero las propias condiciones históricas nos obligan, ahora más que nunca, a cerrar filas, a sumar a todas aquellos hombres y mujeres buenos dispuestos a luchar por un mejor futuro, siempre de forma organizada, colectiva y fraterna, dejando de lado los intereses individualistas y mezquinos, porque como consecuencia ineluctable por el bienestar colectivo, se logra también el bienestar personal, pero de una forma superior que nos beneficia a todos.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles