El fracaso inminente de los gobiernos morenistas

  • URL copiada al portapapeles

Adrián SALAZAR


18 Jul 2019

A cerca ya de un año de iniciar las actuales administraciones municipales en el estado de Puebla, no es sorpresa para nadie los escasos -si no es que nulos- resultados de los gobiernos que lograron el favor del electorado en las urnas por ir cobijados por el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena); el descontento social que ahora se materializa en varios municipios es prueba de que los alcaldes de Morena son fruto del arrastre de la popularidad del mandatario federal, Andrés Manuel López Obrador, y no porque fueran una opción verdadera.

La marca vendió, pero el barco comienza a hacer agua; los resultados de la elección extraordinaria a gobernador en municipios morenistas mostró que, en algunos puntos del estado como la zona metropolitana -el más importante- el electorado, una vez que vivió en carne propia y más de cerca la "Cuarta Transformación", recapacitó y eligió una opción diferente de gobierno estatal. Morena perdió en Puebla, Ocoyucan, San Andrés Cholula, San Pedro Cholula, Cuautlancingo, Coronango, Amozoc y Zoquitlán.

No sólo eso, la población --ávida de justicia-- exige resultados concretos, pero la inexperiencia y falta de tacto político se hacen patentes en los cuadros morenistas dando así, al igual que los políticos corruptos, resultados negativos para la población, como, por ejemplo, la alcaldesa capitalina Claudia Rivera Vivanco, quien resultó una de las cinco autoridades municipales peor evaluadas durante el Primer Ranking Nacional de Alcaldes de México publicado por la revista Campaings and Elections México.

Pero no es el único ejemplo del fracaso inminente de los gobiernos morenistas. En San Martín Texmelucan los pobladores se han manifestado en reiteradas ocasiones contra la alcaldesa Norma Layón, ante la falta de una política eficaz para atender el tema de la inseguridad, la falta de planeación de proyectos como el corredor gastronómico, la privatización del agua potable, entre otros; en Amozoc de Mota se da una situación similar contra el presidente Mario de la Rosa; en Huejotzingo con Angélica Alvarado y en San Pedro Cholula con Luis Alberto Arriaga, por citar algunos ejemplos. La inconformidad social está latente. Y es que bajo el argumento de la dichosa "austeridad republicana", no hay solución a demandas de servicios básicos y obras elementales.

La situación de falta de visión política y la planeación de un proyecto viable que permita atender las necesidades más urgentes de los sectores populares, como apoyo en educación, salud y servicios básicos, entre otros, es la causa de que los ciudadanos salgan a las calles a exigir que se respeten sus derechos consagrados en la Carta Magna, y que las autoridades competentes cumplan verdaderamente su trabajo y dejen de simular o andar experimentando con "novedosas" estrategias de gobierno que sólo traen estancamiento y retraso social, donde los únicos perjudicados son los mismos de siempre: la clase pobre.

Si los gobiernos morenistas son incapaces de actuar de acuerdo a las exigencias objetivas, deberían de andar jugando a la política y dar paso a quienes han demostrado por la vía del hecho que saben cómo gobernar en favor de los menesterosos, que somos la inmensa mayoría. Las circunstancias actuales exigen gente preparada, verdaderos estadistas que se entreguen a sus gobernados y los lleven por el derrotero correcto. De lo contrario, el pueblo mismo les pasará factura y, como se desarrollan las cosas, no tardará mucho.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles