Burnout, ¿con qué se come?

  • URL copiada al portapapeles

Diana N GUERRERO


11 Ago 2019

Una expresión muy común que se escucha en los centros de trabajo el último día laboral de la semana.

Pero, ¿por qué agradecemos el poder dejar la oficina y todo lo que esto conlleva? Vivimos en una era en donde cada vez necesitamos menos esfuerzo físico para realizar las actividades productivas. Entonces, ¿por qué terminamos exhaustos cada fin de semana?

La respuesta puede parecer sencilla, pero no lo es. En psicología, a este desgaste profesional extremo se le conoce como “síndrome burnout” y es considerado uno de los riesgos psicosociales que más impactan a los profesionistas que atienden necesidades físicas, emocionales o formativas, tales como la prestación de servicios médicos, la ayuda psicológica y la enseñanza.

En nuestro país, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) ha declarado que el 75 por ciento de los mexicanos padece fatiga por estrés laboral, superando a países como China y Estados Unidos. Es decir, en una empresa con 500 trabajadores, 375 de ellos estarán experimentando ansiedad, frustración, desmotivación, reducción de la capacidad de solucionar problemas y aprender, además de desarrollar hábitos nocivos para la salud, tales como, fumar, consumir alcohol u otras sustancias.

¿Cuáles son las causas principales de este padecimiento?

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), el tipo de trabajo que produce más estrés es aquel donde las exigencias y presiones del puesto superan los conocimientos, habilidades y aptitudes de un trabajador; es decir, las responsabilidades de un puesto no se corresponden con los talentos y competencias del trabajador, no por falta de actitud, sino por falta de competencias.

También se presenta en puestos de trabajo donde hay pocas oportunidades para tomar decisiones o ejercer control de tus actividades; en los casos en que el apoyo recibido por parte de la organización o colaboradores hacia un empleado se percibe escaso; o existen condiciones de trabajo precarias, recursos insuficientes, clima laboral desfavorable y donde las metas e indicadores son inalcanzables bajo el contexto interno y externo del trabajador.

¿Cómo puedes “vacunarte” contra el “síndrome de burnout”?

Generando cambios de actitud que te permitan disfrutar las actividades que realizas en tu centro de trabajo. Por ejemplo:

1. Realiza una lista identificando cuáles son los factores que te generan mayor estrés, dentro y fuera de tu trabajo. Por ejemplo: problemas familiares, el horario, los compañeros, el nivel de responsabilidades, tu jefe… y define conscientemente si puedes hacer algo para cambiar estas situaciones, o si hay factores externos que te lo impidan. Si tu respuesta es negativa, acepta la situación y fluye. Si realmente no puedes hacer nada al respecto, es improductivo gastar energía en ese tema.

2. Reflexiona sobre tu puesto de trabajo y responsabilidades, ¿estás a gusto con ellas?, ¿tienes las competencias y habilidades para desarrollar tu puesto? Este test puede serte de utilidad para descubrir tu nivel actual de satisfacción laboral (http://www.imss.gob.mx/sites/all/statics/salud/estreslaboral/Test-Satisfaccion-Laboral.pdf).

3. Trabaja con tu cuerpo e incorpora en tu rutina acciones que te ayuden a bajar los niveles de estrés. Por ejemplo, medita o realiza respiraciones profundas y controladas durante tres minutos; escucha a tu cuerpo e identifica las zonas donde se acumule el estrés. Realiza suaves estiramientos de tus articulaciones y vuelve a realizar respiraciones profundas por dos minutos más.

4. Incrementa tu producción de endorfinas por medio de alguna actividad física. Está comprobado que el ejercicio es una de las mejores opciones para bajar los niveles de cortisol en el cuerpo y, por ende, los niveles de estrés.

5. Escucha música en tu lugar de trabajo. La música tiene un efecto positivo en nuestro cerebro, logrando cambiar nuestro estado de ánimo, en especial la música clásica.

6. Conoce a tus compañeros de oficina, no sólo desde el ámbito profesional, sino en el ámbito personal. Preocúpate y ocúpate de ellos. Trata de no competir. Encuentra algo en común que les permita mejorar el clima laboral en su centro de trabajo. Generar relaciones sólidas con tus compañeros te permite sentirte acompañado, seguro y respaldado.

Resignifica tus creencias respecto a tu trabajo, y recuerda que siempre tienes la oportunidad de elegir cómo sentirte ante una situación.

 

* Directora de Vida y Carrera Región Sur y Puebla

Liderazgo y Formación Estudiantil

Tecnológico de Monterrey

@ndiana_guerrero

https://mx.linkedin.com/in/dguerrero

https://www.facebook.com/cvcitesm.campuspuebla

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles