La incertidumbre como motor del cambio

  • URL copiada al portapapeles

Cuando nos enfrentamos a situaciones inciertas de las cuales no tenemos referencia y en las que podría pasar cualquier cosa, nos sentimos bastante incómodos, inseguros, con miedo… Es lo normal y lo de esperarse… Sin embargo, si lo pensamos bien, muchas de las situaciones que enfrentamos todos los días tienen asociadas grandes cantidades de incertidumbre y azar, pero el cerebro, al haber vivido antes estas situaciones, se siente más o menos confortable con el nivel de incertidumbre asociado, porque ya sabe más o menos qué esperar y cómo está diseñado para ahorrar energía, pues trabaja cuando puede “en piloto automático”…

El riesgo de trabajar “en piloto automático” es que dejamos de ver y percibir muchas de las cosas asociadas, o que están en segundo plano o incluso hasta en tercero… De hecho, me atrevería a aseverar que cuando sentimos incertidumbre y estamos estresados somos más receptivos, y podemos ser más innovadores … puesto que nuestro cerebro se pone abierto a todas las posibilidades y trata de considerar lo más que pueda, todos los aspectos que se nos puedan ocurrir… Definitivamente, trabaja mucho pero mucho más, y nos cansamos… Por eso seguramente no nos gusta ni tantito… pero es el estado ideal para aprender e innovar…

Creo firmemente que el cerebro puede acostumbrarse a estar en periodo de alerta más tiempo sin que nos sintamos tan incómodos, como se dice comúnmente; aprender a lidiar con la incertidumbre… Y estoy seguro de que es algo que se puede ejercitar, trabajar y fortalecer…

Enfrentar situaciones sin guion, sin seguridad, nos obliga a ser más abiertos, a planear tanto a corto como a largo plazo, a monitorear y corregir, a tomar una postura proactiva… Y eso lo considero como algo totalmente deseable… Si pudiéramos estar con un “mindset” de esta índole más tiempo, podríamos entender mejor muchos comportamientos subyacentes, encontrar conexiones donde antes no las habíamos visto, discernir entre variables clave y estar más en contacto y en la posibilidad de crear, convertir e innovar.

Considero que es cosa de practicar y dejar a un lado la incomodidad que naturalmente sentimos (por diseño orgánico), o hacerle menos caso, para darnos la oportunidad de crecer y ampliar nuestros horizontes. Te invito a arriesgarte y apropiarte de la incertidumbre… Para mí, representa la oportunidad de incorporar un motor clave de cambio.

 

 *Director del Departamento de Gestión y Liderazgo, Región Sur

Escuela de Negocios del Tecnológico de Monterrey en Puebla

jordonez@tec.mx

@JorgeAOT 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles