Playmobil la película: una crónica sin spoilers

  • URL copiada al portapapeles

Martín CORONA


02 Sep 2019

Cuando los playmo fans vimos que se estrenaría una película de nuestros juguetes favoritos comenzamos a hacernos ilusiones, no muchas porque veníamos de la incomprendida serie Súper 4, que no logró éxito por más que pasara en canales de televisión de cable y hasta en Netflix. El corazón ochentero latía fuertemente ante una producción propia de los desarrolladores de estos muñecos maravillosos que han acompañado a muchas generaciones.

No sé otros espectadores, pero con mi familia tuvimos la sala para nosotros. Algo pasa en la fórmula Playmobil-cine que está por comenzar, a diferencia de Lego que saca películas propias y de todos los personajes de los cuales va comprando derechos, un derroche de historias, adaptaciones, versiones, videojuegos, juguetes, coleccionables y la muestra clara de que el juguete hoy es una de las industrias más fuertes del planeta. Sin duda un éxito como casi todo en el siglo XXI: mucho dinero invertido en publicidad, equipos y ese derroche económico sólo es para obtener una ganancia similar.

De las cosas que más me gustan de Palymobil a lo largo de los años es su afán por seguir haciendo juguetes sin un referente cinematografico o televisivo, es decir, que hasta hace poco no pagaban derechos de reproducción de personajes famosos. Sin embargo, la industria lo arrasa todo y cayeron en la compra de Cazafantasmas, Spirit y Cómo entrenar a tu dragón. Las tres series son entrañables, sobre todo los hermosos dragones, juguete que ya nos habían mostrado durante varios años en colecciones medievales e inspiradas en oriente.

Playmobil la película es un primer acercamiento de esta empresa a la pantalla grande con muy buenos resultados. No veremos el típico tono paródico y gracioso de Lego en este lenguaje que está descubriendo playmo, es más una adaptación de ciertas pautas del cine para chicos (canciones, escenas familiares graciosas y entrañables) para aterrizar al mundo del juego aventurero que nos regalan estos juguetes desde su creación.

La anécdota es muy simple y quizá ahí está lo más bello. Una hermana mayor tiene que rescatar a su pequeño hermano en el universo de playmobil de un diorama gigante en una exposición. Personajes de todo tipo les acompañan en esa misión. El desfile es hermoso e interminable: romanos, vaqueros, jipis, vikingos, astronautas, dinosaurios, hadas, pegasos y hasta un pequeño robot de los 80 ataca nuestra nostalgia de fanáticos.

Sí, por ahora es una película para fans, no es una historia que se sostenga demasiado fuerte, quizá porque la apuesta es buscar el impacto en la pantalla grande de este formato que, sospecho, apenas se está anunciando. Pues al igual que Lego, el uso de juguetes como personajes puede hacer cualquier cosa divertida en la pantalla. No olvidemos que Playmobil tiene su propia Enciclopedia de la Historia y por anécdotas interesantes no podría parar.

A mí me faltó ver más a mis personajes de infancia, el cameo a los astronautas de los 80 no me dejó satisfecho, ni tampoco incluir al robot como parte del equipo protagónico. Sin embargo, creo que Playmobil está generando de a poco un lenguaje único, igual que sus juguetes. Un lenguaje que permita otras historias y maneras diferentes de hacer cine de “muñequitos”.

La innovación es sin duda el elemento más interesante que ofrece Playmo desde su creación, cuando pasó de ser una fábrica de soldaditos de plomo a convertirse en la primera casa productora de muñecos de plástico en Alemania y, en su tiempo, se convirtió en el fenómeno mundial que es hoy. A diferencia de otras empresas, la casa Geobra (nombre de la empresa) no apuesta por la velocidad, ni por la compra de derechos, su estrategia es arraigarnos a los consumidores lentamente, con el tiempo necesario. Pues desde que compras un set, sabes que necesitarás tiempo para armar, para jugar, imaginación para divertirte y pasarás muchas horas dandole vida a cada click (nombre común que se le da al muñequito).

Por lo anterior estoy convencido que Playmobil la Película es la primera de muchas otras experiencias que la empresa nos tiene preparadas, pero será lento, poco a poco veremos cómo el ya de por sí enorme universo de Playmobil se irá ampliando, pero esta vez hacia senderos más únicos y novedosos, porque pareciera a ratos que nuestros muñecos favoritos van por sus propios senderos en esta gran aventura que es el mercado del juguete y los contenidos del siglo XXI.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles