¿Qué se necesita para aprender?

  • URL copiada al portapapeles

Gina URIBE


13 Oct 2019

Hoy quiero utilizar la columna para hacer una reflexión personal. Hace poco tuve la oportunidad de volver a las aulas de una preparatoria, y tenía cerca de 10 años que no lo hacía. Cómo han cambiado las cosas con las plataformas virtuales, libros electrónicos, envíos de tareas por correo, etc. Antes no era así y aunque es cierto que facilita mucho la vida la tecnología, ahora me presento a alumnos que no están motivados y que están sumamente desconectados.

Según los expertos, se necesitan diez factores para aprender: motivación, información, experiencia, normas y valores, un ambiente apropiado para el aprendizaje, predisposición, buenas condiciones físicas, actividades significativas, colaboración y experimentación.

Crecemos con la promesa que todo se puede aprender y hoy más que nunca estamos plagados de información sobre tipos de inteligencia, etc. Sin embargo, hay muchas cosas que, aunque en papel y en teoría suenan bien, en la realidad están tan alejados de ser así, que ahora entiendo por qué el sistema educativo está tan mal y los maestros sufren de tanto estrés.

Y es que, si se empieza por analizar la motivación que un alumno debe tener para poder aprender algo, entonces desde ahí tenemos brechas por donde se escapa todo.

A mí me gusta hacerles pensar, que reflexionen. Los adolescentes están tan llenos de energía que cuando se les da voz, pueden tener comentarios y puntos de vista emocionantes, retadores, inteligentes, pero la única motivación que tienen a veces al entrar al salón de clases es tener un 9 o un 10. El aprender es lo de menos. El tener herramientas en su vida ni siquiera importa.

El otro día les preguntaba que cuántos de ellos pasaban solos las tardes porque sus padres y madres trabajan, y el 90% levantó la mano. No juzgo a los padres y madres trabajadores, yo soy una de ellas y sé cómo nos deshacemos en pedacitos para intentar llegar a lo que más podamos. Pero también sé que a veces los ejemplos que damos están muy distantes de ser coherentes con lo que pedimos y cómo criamos.

Así que quiero concluir comentando que no se trata de las horas que pasamos trabajando, o la cantidad de información que se encuentra en internet, ni siquiera las tecnologías a las que tenemos acceso. Al final, la fórmula es mucho más sencilla y difícil a la vez; volver a lo humano, a conectar, a mirar a los ojos, cenar juntos sin televisión ni celulares, interesarse en sus temas, compartir las anécdotas de nuestra vida. Todo eso constituye un bienestar mental y ayuda a las personas a estar motivadas.

*Mtra. En Psicoterapia de Hipnosis Ericksoniana

Gina María Uribe

@ginapsicoterapeuta

@CaminandoSalud

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles