De becas y chambas… el trabajo del creador

  • URL copiada al portapapeles

Martín CORONA


28 Oct 2019

¿Qué haces cuando solicitas apoyos de esos que llaman becas y ves que una y otra vez se los dan los mismos jurados a las mismas personas?

A) Enojarte y despotricar una y otra vez hasta que asustados o fastidiados te tiren algo para que dejes de molestar.

B) Seguir intentando como buen ciudadano que confía en sus autoridades e instituciones.

C) Mandar todo al diablo y convertirte en burócrata de la cultura, perdón “artista institucional”.

D) Perfeccionar el besamanos y la labia, felicitar a los ganadores y apersonarte en todos los eventos.

E) Ninguna de las anteriores.

Bueno, no es nuevo que los miembros de Juglaria Producciones no aparezcamos en las becas nacionales ni estatales. Y no por falta de intentos, ni tampoco por pocos méritos, trayectoria o trabajo. Sin falsa modestia podemos presumir que mientras los artistas que hacen de jurado trabajan con suerte los fines de semana en su labor creativa, nosotros vamos de aquí para allá prácticamente todos los días del año (incluidos domingos, vacaciones y feriados). Y ni qué decir de los eternos becarios que esperan con ansias ese presupuesto para echar a andar un proyecto, un evento, un libro o un hecho creativo.

Y bueno, como nosotros no optamos por ninguna de las anteriores, cuando tuvimos la siguiente negativa de beca decidimos hacer lo que dice el inciso E.

Y que nos ponemos a trabajar.

Los hechos creativos, las artes pues, son para la gente, para el público. De nada sirve un libro maravilloso encerrado en la biblioteca exclusiva de un minúsculo grupo. Carece de total sentido hacer danza, teatro o cualquier hecho performántico para el mismo grupúzculo de creativos que hacen exactamente lo mismo.

Y aquí viene el dilema de la tradición de la alta cultura contra lo popular que gusta a la masa. Pero el espacio de esta columna es muy corto y ese tema es casi del siglo pasado, desde que la internet y las redes sociales han destruido mucho de aquello.

Entonces decidimos echar a andar el proyecto que se planteó sin ese recurso, sin esperar tiempos, sin burocracias, ni mediaciones. Y el resultado fue eficaz, estupendo y con buenas ganancias para todos.

Comenzamos por hacer una publicación en nuestra página de Facebook que tiene más de 12 mil seguidores: funciones por cooperación voluntaria para escuelas de la zona Puebla y Cholula durante dos semanas.

Eso fue un jueves, al siguiente martes ya habíamos llenado los diez días hábiles. Vino entonces el temor de que fuesen a abusar, fuera pagando poco o usándonos para justificar (cosa demasiado común lamentablemente). Y se sucedieron las funciones las dos primeras semanas de octubre sin detenernos mucho, con algunos otros trabajos como el Festival Niños del Mestizaje o la función con venta de libro que teníamos prometida con el Instituto Kepler, gracias a mi amigo Bruno.

Y el asunto cerró con 12 funciones y más de dos mil niños atendidos en 11 escuelas. Estamos agradecidísimos por la amabilidad y la cortesía de maestros, directores y los propios niños que muy contentos preguntaban cuándo volveríamos. Somos optimistas y esperamos volver pronto a cada una de esas escuelas.

Por ahora, les damos las gracias a maestros, padres de familia y, en especial, a las niñas y los niños que le dieron sentido a este emprendimiento: Jardín de Niños Tepeaca, Jardín de niños Tzitzillini, Colegio Montessori Ángela Peralta, Jardín de Niños Fray Servando Teresa de Mier, Colegio Lyno Cholula , Cendi número 3, Jardín de Niños Pedro María Anaya, Instituto Íñigo, Centro Educativo Juan Luna Molina, Jardín de Niños Juan Rulfo y Escuela Primaria Federal Insurgente Valerio Trujano.

Y las becas son apoyos, estímulos, pero ya es tiempo que dejen de ser espacios de poder de unos cuántos. La finalidad de ese recurso, que es de la propia población, debería ser que quienes nos hemos dedicado a las artes y la creación aportemos algo tangible para los demás, sí ya sé que está el discurso de las Bellas Artes y su cuidado museístico, pero ese es un tema del que han abusado tanto las élites que mejor lo dejamos para otra columna.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles