Todo está conectado

  • URL copiada al portapapeles

Iniciando la semana pasada, en una de las clases que imparto en el Tecnológico de Monterrey tenía que transmitir a mi grupo los conceptos sobre perspectiva sistémica ligados a las organizaciones, durante el devenir de la sesión usé en varias ocasiones la frase que da título a esta aportación “todo está conectado”.

Esta frase tan sencilla y a veces tan trillada, es sumamente significativa y poderosa. Muchas veces no nos damos cuenta de cómo los eventos, circunstancias, situaciones, decisiones, estructuras y demás… tienen que ver unos con otros. Por supuesto que para todo lo anterior existen modelos y diversas teorías, pero no te espantes querido lector, que no voy a hacerla de profe como hago en mis grupos… sino más bien que quiero aprovechar este espacio para reflexionar contigo.

¿Te has dado cuenta que aquello que les da significado a las cosas usualmente es algo que lo entrelaza con diversas dimensiones o contextos? Por ejemplo, salir de vacaciones con la familia, que está conectado a descansar, divertirse, conocer, experimentar, olvidar, reconciliar, reencontrar, amar… diversas dimensiones que se conectan con diversos objetivos, personas, circunstancias, lugares, espacios, momentos, sensaciones, experiencias, emociones.

Prácticamente todo lo que hacemos en la vida cotidiana por más sencillo que parezca se encuentra influido por diversos contextos y generará diversas implicaciones a diferente escala, nos guste o no, nos demos cuenta o no. Piensa en la elección de ropa que hiciste el día de hoy ¿qué te motivó a seleccionarla? ¿Qué esperabas lograr y obtener? ¿Qué te está haciendo sentir ahora? ¿Qué impacto ha generado en los demás? ¿Qué problema o ventaja de ha dado? … y es algo tan trivial…

Lo mismo sucede en las organizaciones. Múltiples decisiones corriendo al mismo tiempo, diversos objetivos persiguiéndose de forma paralela, buenas y malas consecuencias que pueden presentarse de forma inmediata o lentamente a través del tiempo o incluso de forma abrupta después de mucho tiempo… sin duda, que todo esté conectado tiene sus implicaciones, el asunto aquí es que muchas veces nos olvidamos y vamos transitando por nuestra realidad a través de esquemas sesgados de la misma, con pedazos, con realidades recortadas… que obedecen a una simplificación que nos hace “eficientes” en teoría, pero que limita nuestro entendimiento y comprensión de todo lo implicado, y que por supuesto mina nuestro alcance y nuestro potencial de impacto.

Si pensamos en términos de sistemas y de buscar una comprensión holística integral, lo más completa que podamos. Por supuesto que nos tomará más tiempo y mayor esfuerzo decidir, hacer, además de que nos llevará a cuestionamientos fuertes y difíciles de afrontar. Pero sin duda, es la única manera de cambiar lo que podemos lograr, y de generar impactos profundos y perdurables en cualquiera que sea nuestra tarea, objetivo o área de decisión o influencia.

Te invito a cuestionar lo que estás incorporando a la percepción de tu realidad. Si logras al menos expandir un poco tu visión, estoy seguro que incorporarás elementos que te permitirán transformar y transformarte.


 

Director del Departamento de Gestión y Liderazgo, Región Sur

Escuela de Negocios del Tecnológico de Monterrey en Puebla

jordonez@tec.mx

@JorgeAOT

*Las opiniones vertidas en este espacio no reflejan el ideario del Tecnológico de Monterrey en Puebla.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles