Regular outsourcing para aumentar empleos

  • URL copiada al portapapeles

Invitada


13 Dic 2019

POR KENIA LÓPEZ RABADÁN 

A un año de gobierno de la 4taT, ya no cabe duda de que las expectativas sobre crecimiento económico no ofrecen un panorama alentador para el país. El 2020 se perfila como un año complicado en materia económica, con gran incertidumbre por lo que pueda suceder en Estados Unidos y si bien la ratificación del T-MEC da algo de certeza, lo cierto es que debemos alejarnos de improvisaciones y decisiones sin sustento.

Un ejemplo de ello fue lo sucedido el pasado martes 3 de diciembre, donde de forma precipitada se aprobó en comisiones del Senado un dictamen en materia de subcontratación. Por ello, es de reconocerse el acuerdo de los coordinadores de los grupos parlamentarios de ese órgano legislativo para convocar a un Parlamento Abierto y analizar a fondo este trascendental tema.

El Inegi ya confirmó que en lo que va de 2019 la economía tuvo un nulo crecimiento, y respecto a 2018 un descenso real de -0.2 por ciento. El Banco de México ajustó a la baja su pronóstico del PIB para 2019, situándolo en un intervalo entre -0.2 y 0.2 por ciento. Banxico también indica que no sólo el consumo privado se ha debilitado, sino la inversión fija bruta y las exportaciones manufactureras. La tasa de desocupación volvió a aumentar respecto al trimestre anterior y se colocó en 3.6 por ciento, según datos del Inegi. A ello habría que añadir que, según diversas fuentes, hay actualmente por lo menos 8 millones de personas subcontratadas; empleos que se pondrían en riesgo inmediatamente si se impulsan medidas prohibitivas.

En noviembre pasado, diversos investigadores presentaron en el Colegio de México los resultados de un estudio sobre la subcontratación en nuestro país. Entre otras cosas, se señaló que este régimen de contratación cada vez se profundiza más, incluso como parte de las actividades centrales de algunas industrias. Sobresalieron los casos de la industria automotriz, electrónica y aeroespacial, cuya productividad, crecimiento y oferta de trabajo crecieron de manera importante en los últimos años. También se advirtió de la importancia de hacer ajustes al marco legal, para garantizar los derechos laborales de los trabajadores, que por muchos años han visto depauperadas sus condiciones de vida y trabajo a consecuencia de las prácticas abusivas.

La propuesta de un Parlamento Abierto sobre el tema es una buena señal para que todas las partes sean escuchadas, que no haya imposiciones y sí consensos, de modo que se protejan y respeten los derechos de los trabajadores y se combata fuertemente a la ilegalidad, pero que al mismo tiempo se generen las condiciones para impulsar el crecimiento y las empresas puedan ofrecer mayor y mejor empleo de calidad y bien remunerado.

En diferente tema, pero en el mismo tenor respecto a los derechos laborales, quiero expresar mi beneplácito por el hecho de que por fin llegó al Senado mexicano el Convenio 189 de la OIT relativo a los derechos de las personas trabajadoras del hogar y que, al momento de redactarse esta columna, se encuentra aprobado ya en comisiones y su aprobación en el Pleno es inminente. 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles