2020, para los gobiernos cambiar los números negativos o resignarse a perder

  • URL copiada al portapapeles

Está iniciando este 2020 y trae consigo grandes retos en la vida pública del país, de nuestro estado y de los municipios, con acciones particulares o en común para que los ciudadanos no sean los perjudicados y sufran las consecuencias por lo que realizan o dejan de hacer los gobiernos. Es necesario corregir o en su caso conservar algunos números porque de no ser así seguramente se tendrán para bien o para mal consecuencias electorales, sociales y económicas, analicemos las situaciones que se podrían dar

En lo que corresponde a la federación es necesario corregir la política de seguridad y realizar lo correspondiente para que este 2020 no se tengan más de 32 mil víctimas de homicidio, disminuir la tasa de 11 por ciento de feminicidios, por lo tanto se deben coordinar los órdenes de gobierno para que bajen los cerca 3 mil casos del 2019, por solo decir unas cifras en materia de seguridad; para el aspecto económico ya es preciso direccionar la economía para que cambie esa tasa muy mediocre de crecimiento del 0%; abatir esos niveles de pobreza y trabajar para que la tasa no solo baje 2.5 por ciento y no crezcan esos más de 52 millones de pobres; dos temas importantes para la agenda federal serán de suma importancia para legitimar el gobierno, por un lado el tren maya y por otro la construcción del aeropuerto de Santa Lucia. Es el segundo año del presidente de la república y seguramente cada una de sus acciones políticas, legales, económicas y mediáticas no permitirán que ese nivel de aprobación con el que cuenta baje, la curva se mantenga, pero sobre todo se conserve el promedio del 70 por ciento que tuvo durante el primer año de gestión. En este 2020 el reto electoral el partido en el poder es tener que estructurarse para afrontar las elecciones del 2021 y en este año tratar ganar o sacar escaños en lo que son dos estados tradicionalmente priistas como Coahuila e Hidalgo.

Para el estado de Puebla sin duda será un año crucial para poder consolidar al nuevo gobierno y que pueda cumplir con las expectativas de los poblanos o en su defecto ser un referente para que el panorama electoral en 2021 cambie tanto en el congreso como en los principales municipios del estado. El tema de la inseguridad es crucial para una buena percepción ciudadana hacia el gobierno, lo que se traduce en disminuir ese aumento de más del 20 por ciento de los delitos en el estado con respecto al año anterior; los feminicidios y la fallida alerta de genero será un tema que se tiene que atender de raíz o en su defecto conocer las causas en este 2020 para que los más de 80 casos de crímenes contra mujeres disminuya y no se incremente un 176 por ciento como lo fue en 2019 con respecto al año anterior ; por otra parte es necesario concretar el aumento de las mil patrullas que se dieron a conocer desde la toma de protesta; generar obra pública de impacto tanto en zonas urbanas como en las vulnerables será otro de los retos y no solo el cambio de imagen o color; por otro lado la política social tendrá que tener un golpe fuerte, primeramente para disminuir el rezago en el estado y por otra parte con miras al proceso electoral del 2021 para generar capital político y sobre todo estructura de operación; el tema de los matrimonios igualitarios y el embarazo interrumpido estará en la agenda tanto del gobierno del estado como del congreso. Estas son algunas de las acciones que sin duda se tiene que seguir con lupa para generar una percepción u aprobación positiva mínimo de un 70 por ciento por que será determinante para conservar o perder las posiciones políticas logradas en 2018.

El panorama para los municipios luce claro, aunque resultaría complicado porque se tienen que generar las condiciones políticas y sociales para que los gobiernos en el poder conserven la posición o la oposición tenga los fundamentos necesarios que arrebaten gobiernos municipales. Por ejemplo en los municipios representativos del estado o en la zona metropolitana se tienen que generar las estructuras que les ayuden a capitalizar políticamente por medio de políticas sociales de calidad, obra pública de impacto, disminución de los índices de inseguridad pero sobre todo contrarrestar las crisis políticas y lo sucedido electoralemente en el pasado proceso del 2019.

Sin duda este año pinta de grandes retos para los tres niveles de gobierno, no habrá sorpresas sino por las decisiones se estarán vislumbrando escenarios positivos o negativos de acuerdo al cristal con que se miren.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles