La apuesta del PRI

  • URL copiada al portapapeles

Los priistas saben que recuperar el terreno perdido en la contienda presidencial del pasado julio de 2018 les será muy difícil, y que la herencia dejada por la corrupción del gobierno de Enrique Peña Nieto es una marca casi permanente.

El trabajo de los priistas es a contracorriente y la contienda electoral del 2021 es su principal reto, ya que de las 14 gubernaturas en juego, ocho estados están gobernados hasta la fecha por el partido tricolor, y mantenerlos les será complicado.

Ante ese panorama nada halagüeño, la dirigencia del tricolor ve los comicios del presente año como una pértiga para saltar la valla y encaminarse a un buen año electoral en este 2020.

Y es que durante el presente año tendrán efecto dos procesos electorales, considerados como pequeños: la renovación del Congreso de Coahuila y de alcaldías en Hidalgo, ambas entidades gobernadas por el PRI, y de las pocas que no ha perdido nunca el otrora poderoso partido.

La apuesta del Revolucionario Institucional se centra en recuperar la mayoría del Congreso de Coahuila, perdida en 2017; y ganar la mayoría de las presidencias municipales de Hidalgo, incluida Pachuca, capital del estado.

Son en total 109 cargos los que se disputarán, y 4 millones novecientos mil electores los que podrán acudir a las urnas, por lo que la dirigencia considera que votarían poco menos de 3 millones de ciudadanos, de los que, probablemente, con un millón doscientos se alzaría ganador el partido que los consiga, considerando que los comicios demasiado locales no atraen tanto el interés de la población.

En la actualidad, la composición del Congreso de Coahuila está formada de la siguiente manera: PRI tiene 10 asientos, siete de mayoría y tres plurinominales; el PAN nueve, seis de mayoría y tres plurinominales; Unidad Democrática tres de mayoría; Morena dos plurinominales, y PRD una, por lo que ningún partido cuenta con la mayoría absoluta y el gobernador Miguel Riquelme, del PRI, ha enfrentado diversos problemas.

Hidalgo presenta comicios para renovar 84 ayuntamientos, donde el PRI gobierna en 39 de ellos, aunque en esos comicios contó con el auxilio de Nueva Alianza y el Verde, organismo que ya no irá en alianza con el tricolor. El PAN ganó en quince y el PRD en 10, Morena tiene 7 y Encuentro Social 6; PT y Movimiento Ciudadano tres, cada uno, y uno más es independiente.

Siendo dos de las cinco entidades en que el PRI jamás perdió la gubernatura, los priistas buscan renovar ese ánimo y ese respaldo de los electores mediante la selección de buenos candidatos, sin que operen algunos de los métodos tradicionales del pasado, que frenaron cualquier intento de democratizar al partido.

La intención de la dirigencia nacional que preside el campechano Alejandro Moreno Cárdenas es que cada candidato sea sometido a exámenes de todo tipo, y que surjan nominaciones atractivas para la ciudadanía con plena identificación para los electores, y evitar candidatos caducos o rechazados por la sociedad y que pongan en riesgo la recomposición del partido y su militancia.

Esperando buenos resultados en 2020, los priistas creen que 2021 sería un buen año para retener algunas gubernaturas, ganar otras y anotarse triunfos en los 300 distritos electorales del país, cuando menos en número mayor a los 20 logrados en 2018.

 

ramonzurita44@hotmail.com

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles