Los talentos

  • URL copiada al portapapeles

Es probable que hayas escuchado que alguna persona era capaz de hacer determinadas cosas “antes”, y que ahora ya no las puede hacer. Tal vez tú mismo hayas experimentado una situación o varias de este tipo.

Así es. En ocasiones, una persona dada logró en algún momento de su vida resultados excepcionales. Pudo ejecutar con éxito algún proyecto, coordinaba excepcionalmente un equipo de trabajo, lograba determinados resultados de forma sencilla. Y en algún momento de su vida, su capacidad de alcanzar el éxito, de coordinar equipos, de lograr resultados se vio afectada; hoy parece reducida o “disminuida”.

Es común que la persona considere su propia experiencia exitosa o su situación de capacidad disminuida como una situación “de suerte”. Suerte para obtener éxito o suerte en su actual “capacidad reducida”.

En el primer caso, la persona puede considerar que ella no es que fuera capaz en su historia de éxito, y considere que recibió la ayuda de alguien más y de esa persona depende el éxito.

En el segundo caso, la persona puede considerar que algo ajeno a ella, algún actor, alguna circunstancia, pueden estar “causándole” un desequilibrio que le impide “el éxito que tal persona ofrece”.

El hecho básico es que la persona ha sido exitosa, y por tanto esa capacidad está ahí. Puede requerir ser desarrollada, mejorada, estudiada o simplemente mantenida, pero la capacidad existe de forma latente.

Las experiencias en las que la persona ha visto reducida su capacidad no muestran que la persona sea incapaz en sí; simplemente muestran que existen factores que le impiden ejercer su capacidad con plenitud y desplegarla eficazmente, y en la mayoría de las ocasiones estos factores corresponden a pensamientos, a juicios, a creencias que limitan a la persona, que la hacen dudar de sí misma, de su capacidad. Y esta duda puede aparecer como un factor de inseguridad sobre poder alcanzar el resultado, o como un factor de arrogancia y presunción sobre ser más que capaz de lograr el resultado, salvo en el caso en la que la situación se está presentando. ¿Te hace sentido?

Es un factor de resistencia, tanto el pensar que la situación es muy difícil para uno, como el pensar que uno es muy capaz y que si no logra el resultado sólo es porque las “circunstancias” son de por sí adversas.

Observa las historias de éxito que hay en tu vida, aquellos momentos en los que tú hayas considerado que lograste algo valioso. No importa lo que tú decidas considerar como valioso, y mucho menos lo que cualquier otra persona pueda pensar al respecto. Lo único que cuenta es que tú consideres que fue un momento valioso en tu vida. De preferencia, regístralo de manera cronológica. Tal vez primero hagas la lista y después lo ordenes jerárquicamente. Esto no es relevante como tal, lo relevante es que obtengas tu listado de momentos exitosos o valiosos de tu propia vida.

Luego considera lo siguiente: ¿qué hiciste tú para que fuera valioso?, ¿cuáles fueron las acciones específicas que hiciste? Al considerar lo anterior, ¿qué fortalezas, habilidades, talentos o cualidades observas o descubres en tu actuación?

Elige los momentos que consideres más representativos en ellos, y enlista las fortalezas, las habilidades, los talentos y las cualidades que te distinguen cuando tienes éxito. Te pertenecen, ¿lo sabes?

Observa qué sensaciones positivas generas en ti al observar aquéllos de tus logros que reconoces, y qué tan frecuentemente esas sensaciones ocurren en ti. Desde luego que esos éxitos forman parte de ti, de la forma en la que has desplegado tu vida y son una muestra, independientemente de su tamaño, del inmenso potencial que hay en ti. Presta atención a cada uno de esos talentos, ¿cuáles de ellos parecen no estar presentes hoy en tu vida?, ¿eres consciente de la razón por la que fueron quedando fuera de tu horizonte?, ¿en qué te beneficiarían hoy si los pusieras nuevamente en acción?

Tus talentos te pertenecen, y tú puedes desarrollarlos y mejorarlos, ejercerlos potentemente, ¿qué necesitas para ejercer en cada acción que emprendas tus talentos que te han permitido ser exitoso? Qué mejor forma de honrar tus talentos, que ejercerlos con plenitud, ¿te parece?

eduardo.gomez@cleverspot.com.mx

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles