¿Los medios de comunicación despiertan el instinto del feminicida?

  • URL copiada al portapapeles

Gerardo GALICIA


20 Feb 2020

Anteriormente ya habíamos hablado del feminicidio, planteando primeramente los números alarmantes de asesinatos en contra de mujeres, mencionamos que no existen soluciones integrales del problema y que los índices se podrían incrementar considerablemente. Lo que desafortunadamente está sucediendo; posteriormente nos enfocamos a analizar los derechos de las mujeres y su empoderamiento con una probable vulnerabilidad de los derechos de los hombres sugiriendo entonces analizar los patrones criminales de un feminicida que es lo que realmente ya se está planteando luego de las atrocidades que se realizaron en los últimos casos de Ingrid, quien fue torturada; la niña Fátima que le extirparon sus órganos; recientemente el caso de otra niña asesinada en el municipio de Zihuatehutla en Puebla y así podrían seguir los nombres. Lo que me llevó a tocar el tema nuevamente planteándolo ahora desde un punto de vista del papel de los medios de comunicación.

Es interesante y preocupante que los más recientes casos de mujeres asesinadas en nuestro país pusieron al feminicidio como un problema latente en la agenda de los medios de comunicación, realizando una cobertura total y viralizando en redes sociales cada foto de los actos atroces, de los involucrados y todo lo relacionado con el caso. Pero llama la atención ver por qué el grado de cobertura no es igual para todos los casos aunque la gravedad es la misma como es lo sucedido con la niña Fatima o Ingrid, que hasta fueron tendencias internacionales. Comparado con el caso de la niña colgada de pareciera que solo algunos acontecimientos están destinados para cumplir con los objetivos informativos en un tiempo determinado, como si alguien dice que publicar y cuando publicar o como si estuvieran en constante pugna para ver quien tiene más televidentes o seguidores.

El exceso de información de los crímenes hacia las mujeres y la forma de presentar esas noticias nos dan pie a acceder a una versión de lo sucedido a través de cómo es presentada la noticia, ya con ese mundo de datos del feminicidio nos da pie a pensar que vestir de determinada manera eres susceptible a ser violentada, ser infiel como mujer también lo es o el hecho de alzar la voz y discutir, en fin cada acto que despierte el instinto animal masculino.

Por otra parte por qué no pensar en la posibilidad de que los medios de comunicación intervienen para que se despierten las conductas criminales en los feminicidas, o acaso no, las notas sirven para persuadir al criminal en sus actos, porque nos mueven emociones ya sean positivas o negativas, bien dice el intelectual Ignacio Redondo que la persuasión conduce a inducir a personas a cambiar de opinión, actitud y conducta que se está logra mediante argumentos informativos vinculados a la razón y a las emociones, además de cada historia alrededor de los criminales, me aterra pensar que los medios de comunicación con la información acerca están logrando influir y manipular a las masas para que los hombres actúen de determinada manera, se percibe lo que dice el intelectual francés Le Bon al decir que las masas contagian su manera de sentir además sugestionan e hipnotizan al individuo.

Sin lugar a dudas cada parte tendrá su grado de responsabilidad y atención en el tema de los feminicidios gobierno, sociedad y medios de comunicación pero mientras los políticos se sigan culpando unos a otros, la sociedad no se involucre adecuadamente y los medios masivos presenten información no objetiva o manipulada, seguramente este y otros problemas sociales seguirán en aumento.

 

Mtro. en Opinión Pública Y Marketing Político.

Twitter: @JGerardoGalicia

Facebook: Gerardo Galicia 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles