Un “problema”

  • URL copiada al portapapeles

Considera la siguiente afirmación: “cualquier problema entre personas es causado por diferencias de expectativas”. ¿Qué ocurre si aplicas esta acepción a tus relaciones con diferentes personas?

Así es. Considera a una de esas personas, ¿has hecho explícitas tus expectativas en relación con ella sobre un tema dado?, ¿has confirmado que las entendió y que estuvo de acuerdo en atenderlas a satisfacción?

Ahora, hazlo desde su posición: ¿te hizo explícitas sus expectativas?, ¿estuviste de acuerdo en atenderlas?

Desde luego, hay grados al respecto:

El primero es que todas las expectativas sobre un tema dado están claramente establecidas, comprendidas y aceptadas.

Un segundo sería que la mayoría de las expectativas sobre un tema dado están claramente establecidas, comprendidas y aceptadas.

Un tercero sería que sólo algunas de las expectativas sobre un tema dado están claramente establecidas, comprendidas y aceptadas.

Un cuarto sería que no se han clarificado las expectativas sobre un tema dado, y por tanto no pueden ser comprendidas y aceptadas.

Ahora, considera a las dos personas que intervienen en este proceso… Mejor aún, considérate a ti y a alguien con el que hayas tenido un “problema”. Primero observa cuál es el nivel en el que te encuentras tú en relación con la persona que estás considerando. Después, considera el nivel en que se encuentra esa persona en relación contigo.

Cada vez que identifiques que no estás en el primer grado, en el que todas las expectativas están claramente establecidas, comprendidas y aceptadas, tanto desde ti hacia esa persona, como de tal persona hacia ti sobre un tema dado, entonces podrás entender que en esas diferencias de expectativas se encuentran las inconformidades que pueda tener uno con el otro.

Considéralo, ¿cómo podrías satisfacer sus expectativas si no las tienes claras? O desde la perspectiva de esa persona: ¿cómo podría satisfacer tus expectativas si no se han establecido, clarificado y no se ha confirmado su comprensión?

Tú esperas algo que el otro no sabe que necesita atender y satisfacer, y/o él espera algo que tú no sabes que necesitas atender y satisfacer. Y al final, tú estás en cierto grado inconforme con la otra persona; y/o la otra persona está en cierto grado inconforme contigo, dado que no hay un acuerdo común. ¿Te hace sentido?

¿Qué tan frecuentemente dedicas tu atención a clarificar tus expectativas y las de la otra persona? Y esto tiene que ver con cada uno de los temas que puedas llegar a manejar con ella. Por ejemplo, en el caso de una pareja con hijos, se requiere atender los temas de la pareja como pareja, de la pareja como padres, de la pareja como administración de la casa, de la pareja como actores financieros, de la pareja como actividades de recreación, etc.

En este sentido, a lo mejor la relación es muy buena, pero a veces hay desacuerdos sobre los gastos. Bien, ahí hay un punto por clarificar. Lo mismo si los desacuerdos aparecen con la crianza de los hijos. ¿Te das cuenta? No significa que la pareja falle como pareja por un tema, falla no como pareja, sino en relación con ese tema en específico. Si van ampliándose los conflictos en otros temas, entonces puedes ver que el origen sigue siendo el mismo: hay diferencias de expectativas de uno, de otro o de ambas partes. Y si esto te ocurre a ti, ¿qué esperarías para clarificar esas expectativas?

¿Qué ocurre en el trabajo si hay “problemas” con el jefe, con el cliente, con las personas a cargo, con los proveedores?

Tales expectativas se pueden representar como una imagen deseada o esperada o como un proyecto específico, aunque desde luego, si hay diferencias de expectativas, entonces hay diferentes imágenes deseadas o esperadas al respecto, y la solución es depurar esas diferencias hasta lograr una imagen compartida, hasta haber clarificado, comprendido y aprobado una imagen deseada o esperada común. Mientras haya expectativas no clarificadas, habrá problemas. ¿Te hace sentido?

 

 

eduardo.gomez@cleverspot.com.mx 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles