Alcance y expectativas

  • URL copiada al portapapeles

Las expectativas que cada uno tiene sobre alguien, definitivamente marcarán la forma en la que uno se relaciona con ese alguien.

Por ejemplo, puedes sentirte muy entusiasmado con alguien, y en cierto sentido esperas bastantes beneficios de tu relación con ese alguien. Y esto no implica que estés pensando en aprovecharte de esa persona, pues es muy probable que estés en la disposición de corresponder de forma equiparable o equivalente. Por tanto, tu actuación en relación con esa persona estará marcada por tus expectativas en relación con esa persona.

Guardando las proporciones correspondientes, ocurre una situación similar en las expectativas con las cosas. Siguiendo un ejemplo, tú obtienes o compras algo con base en una serie de expectativas determinadas. De hecho, tú adquieres alguna cosa en específico, porque esperas obtener de por sí una serie de beneficios determinados.

Ahora bien, dado el hecho de que un problema puede derivarse de diferencias en las expectativas, probablemente ya puedes traer a tu memoria algunas ocasiones en que tus expectativas no se vieron cubiertas, y puedas recordar algún desacuerdo que tuviste con alguien o la ocasión en la que te sentías frustrado o engañado en relación con algo que recibiste, ¿es así?

Una herramienta (adicional a la mencionada en el artículo de la semana pasada) que puede ayudarte en el manejo de tus expectativas es indicar o solicitar el alcance y las exclusiones del compromiso que estás generando.

Es decir, en el caso de que seas tú quien ofrece un compromiso, es muy útil que establezcas en qué consiste tu compromiso, y en qué no consiste. De manera muy peculiar, es muy clarificador que indiques qué excluye tu compromiso. Por ejemplo, ofreces a un colaborador que mañana tendrán una reunión para dialogar sobre un tema que él te ha solicitado revisar, y desde la mañana tu colaborador ya está esperando, pero resulta que tu idea de “mañana” es alrededor de las 18 horas, ¿cuál es el efecto de esta diferencia? Ahora bien, ¿qué tanto afecta el establecer de origen el acuerdo completo, incluyendo la hora de la reunión y el tiempo que le asignarán?

Lo mismo aplica cuando una pareja planea salir a cenar. En ocasiones, uno espera que el otro proponga a dónde ir, y viceversa; y al final, ambos terminan frustrados.

¿Has observado alguna situación como las antes mencionadas? Es más sencillo trabajar en el acuerdo de manera clara. Desde luego, si tienes una propuesta, es necesario que no pierdas de vista que es una propuesta, y que por tanto la otra persona puede hacer la suya. Lo que puede generar un problema o un conflicto es que las expectativas no se transparenten con oportunidad y buena disposición, ¿te hace sentido?

Asegúrate de que cuando hagas un compromiso, realmente dejes en claro lo que estás ofreciendo, y deja también en claro aquello en lo que no te estás comprometiendo. Te dará una enorme tranquilidad poder actuar con las expectativas clarificadas.

Lo mismo ocurre cuando te comprometes a entregar algo. Asegúrate de dejar en claro qué pueden esperar y qué no deben esperar de lo que tú vas a entregar.

En ocasiones, en una conversación se puede hablar de diferentes temas, y se pueden mencionar distintos beneficios, y es tanta la información que al final no queda exactamente claro qué sí abarca el compromiso, y qué de todo lo que se habló ya no es parte del compromiso. Y esta situación conduce a “problemas”, a desacuerdos, a desencuentros. Por ello, es preferible repasar el acuerdo, estableciendo qué sí y qué no alcanza nuestro compromiso.

Ahora, observa que cuando alguna cosa no satisface alguna expectativa, la situación está relacionada no con la cosa en sí, sino con el nivel de cumplimiento de la expectativa de la persona y su interacción con aquella que entregó la cosa (o que la creó). Nuevamente, se reduce a expectativas no clarificadas. Puede ser que lo que esperabas fuera diferente; o puede ser que lo que recibiste esté incompleto, sea deficiente o defectuoso. En todo caso, hay una persona o un grupo de personas detrás de esta experiencia.

¿Te hace sentido la necesidad de establecer alcances y exclusiones en tus acuerdos para clarificar las expectativas?

 

eduardo.gomez@cleverspot.com.mx


Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles