Horizontes

  • URL copiada al portapapeles

Tere MORA GUILLÉN


01 Jun 2020

Obviamente que la nueva normalidad que hoy inicia será tan distinta a como vivíamos antes del Covid-19, el obligado uso de cubrebocas, el gel antibacterial, los anteojos o micas y hasta guantes de plástico u otros materiales, serán parte de nuestro día a día. Ahora resulta que ha concluido la Jornada Nacional de Sana Distancia, después de 70 días de confinamiento.

Esta fase, descrita por la Secretaría de Salud como de "clara focalización y asincronía de las epidemias", arranca con el semáforo federal de reactivación en rojo; sin embargo cada estado establecerá sus propias medidas y reglas.

El estado de Jalisco, que desde el comienzo de la pandemia puso sus propias medidas de distanciamiento social, inicia hoy la denominada "fase cero", que durará al menos 15 días, y que es un compás de espera para la reactivación de empresas y negocios. El gobierno del estado también realizará la aplicación masiva de pruebas.

Este lunes 1 de junio solo pueden iniciar operaciones los negocios y empresas ligadas a la cadena de suministro de actividades esenciales y más adelante sólo podrán abrir quienes tengan un distintivo sanitario.

En Colima, las actividades económicas no esenciales seguirán cerradas, la entidad considera que no está en condiciones de modificar ni flexibilizar las medidas de distanciamiento social

Por su parte Nuevo León que habla de "Nueva Realidad", comenzará esta etapa con la reactivación de algunos sectores adicionales a los aprobados por el Gobierno Federal, como parte de un plan que estará a prueba por una semana. Además de los sectores automotriz, minero y de la construcción, Nuevo León también aprobó la reapertura de la industria cervecera, hoteles, establecimientos y centros comerciales, siempre y cuando tengan la aprobación de la Secretaría de Salud estatal.

El gobernador Carlos Joaquín González, presentó el Plan Reactivemos Quintana Roo, que indica cómo será el inicio gradual de las actividades económicas, al seguir un semáforo propio que tendrá el estado y que será complementario al federal, a partir del 8 de junio.

Así las cosas lejos estamos de la Nueva Realidad, en este nuestro México lindo y querido, se requiere implementar un sistema lo suficientemente eficaz y eficiente para el seguimiento de casos positivos; es decir, que se debe tener la capacidad de encontrar y aislar a la gente contagiada, así como a las personas con las que ellas tuvieron contacto para proceder a realizar la prueba y a su aislamiento igualmente, y evitar la propagación

Finalmente, contar con los recursos necesarios para aislar de inmediato las regiones con mayor incidencia de contagio, y cerrar por completo los lugares contaminados, a efecto de evitar un nuevo brote epidemiológico.

Tristemente México ni remotamente cumple estas condiciones y aun así, entre la duda y la incertidumbre, este lunes es ya 1° de Junio y paulatinamente, se procederá a la reapertura

Pruebas, no hay, parece que somos el país que menos pruebas ha aplicado en el mundo, muy lejos de quienes han tenido más éxito en el levantamiento del confinamiento; respecto al seguimiento de casos, tampoco parece haber evidencia al respecto, más bien, números, algoritmos y cálculos; si acaso en el tema de lugares contaminados, podríamos tener capacidad con el apoyo de las Fuerzas Armadas, la Guardia Nacional y las policías estatales y municipales pero a fuerzas nada, ni el aislamiento a dicho el López Obrador…

Y Así las cosas, y luego de discusiones, polémicas y cifras reales e irreales dadas a conocer durante la semana, la Secretaría de Salud acordó con los gobernadores que los jueves se dará conocer las condiciones del semáforo para el regreso a las actividades productivas, a fin de que la población cuente con un plazo para preparar el retorno laboral; sin embargo, en vista de las discrepancias entre cifras municipales y Gobierno Federal, y como resultado de una reunión virtual de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), semanalmente la Secretaría de Salud emitirá el semáforo en que, según sus cifras, se encuentra cada Estado, pero serán los Gobernadores quienes decidirán las acciones a tomar… difícil tarea pero, seguramente, habrán de actuar con mayor seriedad y precisión.

Por lo pronto corre un mensaje por las redes sociales que exhorta a quien quiera sobrevivir a la pandemia, tendrá que redoblar esfuerzos, mantener la "sana distancia" y el "quédate en casa", mantener el lavado de manos y evitar reuniones o multitudes, ya no porque el gobierno lo diga, no porque vio anuncios ni hashtags, sino porque en verdad quieren mantener su salud y su vida.

Será en los próximos días cuando al mexicano promedio le digan que ya puede salir, vendrá una ola de contagios, porque no se entiende que la vida continúa pero con nuevas reglas para todos.

Total parece ser que faltarán meses para que haya la libertad de salir a las calles con cubrebocas, sin el riesgo de ser contagiados, todos estamos preocupados, aburridos, cansados y desesperados, pero habrá que resistir, si deseamos salvaguardar nuestra integridad y la de nuestras familias. ¡Ánimo!

 


Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla.




 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles