Horizontes

  • URL copiada al portapapeles

Tere MORA GUILLÉN


29 Jun 2020

Hace días inició una mayor movilidad en la Ciudad de México, cierto es que a pequeños, medianos, y grandes empresarios les urge echar andar sus negocios, reactivar la economía, sobre todo cuando pasamos a semáforo naranja de coronavirus.

A los mexicanos nos resulta prioritario retomar la vida, convivir con el virus, desde luego sin hacer a un lado las medidas sanitarias que sabemos, deberemos seguir al pie de la letra, porque es un hecho que la pandemia sigue, y nos acompañará al menos por los próximos dos años. Aunque esperemos antes exista una vacuna para evitar un mayor número de muertes por el Covid-19.

Así, este lunes 29 se permitirá el comercio al menudeo; el martes 30 abrirán los negocios del Centro Histórico; el miércoles 1 de julio podrán abrir hoteles y restaurantes al 30 por ciento de su capacidad. El 2 de julio van los tianguis y mercados; el 3 de julio las estéticas con previa cita; el lunes 6 de julio está autorizada la apertura de tiendas departamentales y centros comerciales, al 30 por ciento de su capacidad por la pandemia.

Vemos que seguirán restringidos eventos religiosos, teatros y cines, gimnasios, cantinas, y bares.

La nueva normalidad obliga a restaurantes a priorizar la instalación de mesas en espacios abiertos y filtros sanitarios, además no debe haber música, y para los meseros es necesario el uso de caretas y cubrebocas. 

Las empresas de más de 30 personas deberán hacer pruebas de diagnóstico a por lo menos el 5 por ciento de sus empleados. 

Desde luego los citadinos debemos tener claro que si se revierte la capacidad hospitalaria, habremos de volver a semáforo rojo, según ha advertido la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum.

Este 2020 sin duda alguna quedará en la memoria de los mexicanos como un año de encierro literal, y seguramente de muchos aprendizajes. La pandemia ha dejado graves secuelas, no sólo en quienes han brincado el Coronavirus, sino en quienes han sufrido la pérdida de uno o más familiares; en las finanzas de nuestro país, muchos negocios han quebrado, y ni qué decir de la violencia intrafamiliar que se ha registrado en muchos hogares.

Los más afortunados hemos gozado a sana distancia del amor a nuestra familia, hemos tomado cursos de diversas materias aprovechando las bondades de zoom, y cuántos niños han librado el año escolar, gracias a los avances de la tecnología y las clases a distancias. Hay escuelas que incluso ofrecen diversas modalidades para el próximo ciclo escolar, los estudiantes, algunos podrán continuar sus estudios a distancia; otros podrán alternar algunos días clases a distancia y otros presenciales; en fin, los centros escolares se las ingenian y ofrecen diversas alternativas a los padres de familia para que sus hijos continúen su aprendizaje.

El coronavirus ha dejado al mundo grandes lecciones, nos hace dar importancia a lo que realmente lo tiene, como valorar a la familia, los amigos, la generosidad, la solidaridad, la alegría, el poder curativo de un abrazo, el ser agradecidos con la vida, respetarnos unos a otros y a nuestro medio ambiente al que tanto daño hemos hecho.

Es normal ver por nuestras calles caras largas, por el cansancio, la pérdida de un familiar, la quiebra de un negocio, la incertidumbre por el futuro, etcétera. Por ello los más afortunados, debemos salir a animar a tantas almas con las que compartimos o nos topamos en el día a día; procurar evitar fricciones por nuestras calles, ya que en estos tiempos todos padecemos por la misma circunstancias, unos más, otros menos, pero debemos ser tolerantes, y mostrar más empatía con quienes nos rodean.

Y las autoridades a pesar de sus pesares, en todo nuestro México deben ponerse las pilas, para evitar atracos masivos en nuestras calles y avenidas, así como tener presente que la violencia genera más violencia. Y todos debemos tener consciencia de que esto también pasará, y seguro habrán de llegar tiempos mejores...

 

tere_mora_guillen@yahoo.com.mx

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles