RASTROS DE TINTA

  • URL copiada al portapapeles

Invitado


08 Jul 2020

Por Emilio de Jesús Ferrao

¿Qué se esconde en la oscuridad de una familia?

Palabras envenenadas es un libro de suspenso que adentra al lector a una historia que sucedió cuatro años atrás. El título del texto nos da una pista de lo que la idea principal es y nos hace preguntarnos, ¿duele más un golpe o la violencia psicológica?

El libro narra la historia de una niña que se había dado por muerta y que las evidencias de su desaparición señalaban un contexto muy violento. Tristemente, muchos sufrimos de una manera silenciosa, sin rastros ni muestras de un dolor.

Lo que la autora concretamente toca son aquellos casos de dominio a través de violencia que, aunque no se muestre, puede acabar con nosotros poco a poco.

 Otro aspecto que la autora toca en este libro es la oscuridad que ocultan las personas. En muchas ocasiones solemos hacer historias o ideas sobre cómo es una persona, pero te has preguntado, ¿y si en realidad es un monstruo detrás de las apariencias? Es el miedo detrás de eso lo que causa al lector un choque fortuito cuando va desenlazando la historia de Palabras envenenadas

La novela se narra con las perspectivas de diversos personajes importantes de la historia, así que te abre la mente a imaginar el relato desde diferentes ojos: el padre orgulloso, la madre que se va marchitando, el inspector que pronto se irá, una amiga arrepentida, un novio presumido, un tío promiscuo, y Bárbara, la hija a quien después de los sombríos látigos del maltrato, se le abre una nueva oportunidad y esperanza.

Es importante mencionar que aunque veremos la historia narrarse desde los ojos de distintas personas, esta historia es fácil de seguir. Por otro lado, la escritora divide la obra en tres partes y designa cada capítulo a la narración de un personaje. Al leerla te darás cuenta de que el libro se escribe en tercera persona para los personajes secundarios y en primera persona en la narración de Bárbara Molina, la protagonista de ésta. 

La trayectoria del libro no es lineal, es decir, ciertas partes del relato nos llevan cuatro años atrás, cuando Bárbara tenía 15 años. A su corta edad, Bárbara ya era una mujer. Contó con un desarrollo físico adelantado a las compañeras de su edad, lo cual, causó muchos problemas en casa. Bárbara tenía esa típica rebeldía adolescente, su padre luchaba contra esa rebeldía y la mamá se encontraba cada vez más entre la espada y la pared tratando de ocultarle al esposo, lo que la hija hacía. 

La historia comienza con el inspector Lozano (encargado de la investigación en la desaparición de Bárbara), que llega a casa de los Molina para despedirse, ya que en 24 horas cumplirá su jubilación. Dejará el caso a un nuevo subinspector que tiene la juventud para ver las cosas de nueva manera.

En el comienzo de la historia, Lozano decide visitar a los Molina una última vez para informarles de su situación. Al preguntar por su esposo a Nuria Solís, le informan que se ha ido de trabajo y llegará más tarde. Sin embargo, Lozano decide dejarle caer a su esposa las noticias.

Solís, decaída y devastada desde la “muerte” de su hija, toma las noticias como cualquier otra, de una manera gris y sin emociones. Desde hace mucho tiempo no se ha sentido feliz.

Uno de los momentos trepidantes es cuando el lector se da cuenta de que Bárbara Molina sigue viva y que ha estado cautiva durante cuatro años. El clímax de esta situación sucede cuando su captor deja por accidente su teléfono y ella se queda sin saber qué hacer. Es tan grande su desolación, que la hace dudar de su verdadero valor como mujer, hija, y ser humano capaz de vivir una vida de felicidad y libertad. Fue a los 15 años que perdió su libertad y ella misma contempla que hubiese sido mejor haber perdido la vida. 

Finalmente y, después de un debate interno, Bárbara decide hacer una llamada pero el mal servicio de conexión donde se encuentra sólo le permite pedir auxilio a una amiga. La llamada de auxilio es también un conflicto para esta muchacha, ¡su mejor amiga ha vuelto a la vida! Después de otro debate, decide involucrar al detective Lozano pero no lo encuentra disponible en su oficina. Mientras tanto, Lozano se encuentra actualizando al nuevo subinspector Sureda sobre este caso que se convirtió en el rompecabezas más difícil de su vida. 

La amiga decide pasar a casa de los Molina para informarle al papá de Bárbara que ella sigue viva y obtuvo una llamada. Al ver que él no está en casa, decide retirarse y no informar a Nuria de lo acontecido ya que la pobre ha acabado tan mal por toda la situación, que prefiere no darle esperanzas en algo que puede haber estado equivocada.

Por otro lado, Pepe Molina se ha mantenido sano durante estos años y es él quien se encarga de ver por la familia. Fue Pepe Molina quien organizaba las búsquedas de su hija y el que hablaba con la prensa. Y él también se convertirá en el personaje más frío, manipulador y oscuro que podrás conocer en la literatura. Es hasta la tercera parte del libro que descubrirás la sombra que acecha a esta familia desde antes del rapto de Bárbara. 


Sobre la Escritora 

El libro Palabras Envenenadas es una obra literaria escrita por Maite Carranza. La escritora nació en Barcelona en 1958, es Licenciada en Geografía e Historia y cuenta con más de 40 títulos publicados. Carranza ha sido galardonada con premios desde el inicio de su carrera en la literatura en 1987 ganó el premio de la Crítica Serra d’Or. 


 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles