Horizontes

  • URL copiada al portapapeles

Tere MORA GUILLÉN


03 Ago 2020

Con consternación los mexicanos recibimos la noticia de que el 25 por ciento de las escuelas privadas del país están a punto de la quiebra. La educación primaria representa 5 millones 321 mil 481 alumnos y 485 mil 188 profesores, el 15 por ciento de la totalidad del sistema educativo. Hay planteles escolares que incluso devuelven las colegiaturas adelantadas, y se declaran en quiebra por la crisis económica y sanitaria que generó el Covid-19 en el sector educativo.

 Estimaciones de la Asociación Nacional de Escuelas Particulares y la Asociación Nacional para el Fomento Educativo, consideran que el 25 por ciento de los 48 mil 713 mil Colegios que hay en el país estarían en números rojos, lo que equivale a 12 mil 178 planteles que podrían no regresar a clases.

Y las Escuelas privadas que permanecerán en pie, alistan diversas modalidades para que los estudiantes el próximo ciclo escolar lo realicen en línea, algunos en sistema presencial, ó combinado, a través de internet y algunos días asistirán a los planteles. Porque lo de hoy son las tecnologías de la información y la educación a distancia.

Cuántos menores por el alto costo de las colegiaturas y la crisis a nivel global, como nunca imaginamos, estudiarán con televisión a distancia, al carecer de recursos aunado a no contar con un dispositivo que le permita continuar en el sistema de educación privada. 

Recientemente Yoloxóchitl Bustamante, secretaria de Educación de Guanajuato y exdirectora del Instituto Politécnico Nacional, explicó que la problemática está en que las escuelas públicas no tienen la posibilidad de decirles no a los alumnos, pero tampoco existen los espacios, por lo que se requerirá un esfuerzo extraordinario, que debe ser resuelto cuanto antes, sin que haya, hasta ahora, un planteamiento de las autoridades para hacerlo: "Sobre todo si vamos a regresar en esta modalidad de la "nueva normalidad" de que se guarda la distancia, cada salón tendrá capacidad para la mitad o menos de los alumnos que normalmente se colocaban en ella. Y si además vamos a tener el extra de estudiantes que vengan de escuelas particulares, la única manera sería tener más salones y más docentes, para lo cual no hay ningún presupuesto".

 

Como hemos comentado en este espacio, nos enfrentamos a una nueva realidad a causa del coronavirus que al parecer no deja de azotar a las naciones, y México al momento está en el tercer lugar de la pandemia y no podemos aplanar la curva. Si ya de por si México se encontraba en rezago educativo entre el sector público y privado, Ahora el abismo será más profundo, y solo Dios con qué herramientas contarán los estudiantes al enfrentarse el día de mañana a un mundo globalizado.

Sólo los menores más afortunados que puedan continuar su educación en las escuelas particulares, o aquellos que en verdad se apliquen en el Sistema Público podrán estar a la altura para enfrentar al mundo del mañana.

Y es que si volteamos la mirada al México de hace 70 años, la educación pública no le pedía nada a las escuelas particulares, quizá solo el idioma de Shakespeare era el plus que se ofrecía en academias privadas. Incluso en las prepas y Universidades oficiales había educación de calidad. En nuestra actualidad la UNAM y el Politécnico mantienen la enseñanza extraordinaria que siempre les ha distinguido, el problema son las primarias y secundarias oficiales, que con la demanda que se avecina no se darán a basto. 

Por fortuna la pandemia y la crisis económica tarde que temprano pasarán, y México se irá recuperando de forma paulatina de la severa crisis que atraviesa; nos queda la confianza de saber que más que la escuela, son los alumnos que en verdad estudian y se preparan, los que brillan con luz propia, a donde quiera que vayan. 

 

tere_Mora_Guillén@yahoo.com.mx

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles