El Tejido Social. Recomponer en el camino

  • URL copiada al portapapeles

Por Iván Juárez @IvanJuarezJPue, director de Comunicación del @ccsjuebla

 

Recomponer aquello que denominamos y entendemos como sociedad representa alinear todos los esfuerzos gubernamentales, institucionales y de organización de los distintos espacios en los que se agrupan las personas al desarrollo pleno de las comunidades. Recomponer el tejido social ha sido y es el centro de muchos discursos y de no menos número de programas públicos y esfuerzos de la sociedad civil en el mundo. Es una apuesta enorme que permanentemente encuentra resistencias.

Hasta este punto las acciones emprendidas están del lado gubernamental y de las organizaciones sociales que eventualmente habrán de incidir en el comportamiento de muchas personas. Pero qué pasa en el terreno de lo individual y en de las colectividades territorialmente cercanas como son las colonias, barrios o pueblos. El nivel micro es determinante en el macro.

Para el sociólogo polaco Piotr Sztompka, el tejido social es una metáfora para referirnos al entramado de relaciones que configuran lo que llamamos realidad social. Es decir, el tejido social une y permite identificarse a las personas como parte de un grupo que comparte valores y prácticas, a su vez estableciendo reglas de interacción entre los miembros del grupo.

La solidaridad, la empatía y el respeto pleno a los derechos de las personas dentro o fuera de determinado grupo son características de un tejido social sano, resultado de la importancia que éste tiene para quienes conviven entre sí. Por otro lado, los conflictos que permanentemente se presenta en el espacio social son medios que, dependiendo de su impacto negativo, van debilitando ese mismo tejido.

Retomando lo determinante de lo micro a lo macro, el tejido social sano se va construyendo desde el espacio individual al tomar conciencia de las repercusiones de nuestras acciones, con responsabilidad y teniendo a la solidaridad como un valor central en nuestro actuar. Posteriormente, la familia, como elemento fundamental de la sociedad aporta mediante la educación de valores y enseñanzas de cómo relacionarse en distintos círculos. La familia juega un papel central en la construcción de sociedades sanas.

En el siguiente escalón encontramos a las comunidades. Las relaciones interpersonales consolidan el tejido social, pues quienes integran una familia llevan principios y comportamientos aprendidos y heredados al espacio de la convivencia asumiendo distintos roles en múltiples espacios. Así, las comunidades que generan distintas interacciones con otras compartiendo elementos que las identifican van formando sociedades. Esas sociedades representan múltiples realidades y múltiples tejidos sociales. Un tejido social fuerte, es aquel que cuenta con organizaciones e instituciones capaces de adaptarse a los cambios que provocan distintos fenómenos a partir de la participación que quienes integran este tejido. Ejemplo de ello es la respuesta que como sociedad estamos dando a los efectos provocados por la emergencia sanitaria en estos momentos. La capacidad de respuesta a esta situación depende de la cohesión colectiva.

En el Consejo Ciudadano de Seguridad y Justicia del Estado, creemos que las comunidades fuertes son elementos indispensables para la prevención y el desarrollo equitativo de las personas. La igualdad, el respeto, la colaboración, la equidad, la solidaridad, la sustentabilidad y el bien común son principios de convivencia en sociedad con los que realizamos nuestras acciones de intervención, con pleno entendimiento de que el capital social, es decir, la capacidad de individuos, organizaciones y comunidades tiene para provocar el desarrollo común, es la sustancia del cambio.

Definir propuestas de transformación social de arriba hacia abajo es un intento osado y excluyente que ni siquiera debería ser contemplado. El involucramiento de los miembros de los conjuntos mínimos de organización en la solución de conflictos de su primer entorno es muestra de una sociedad ocupada en su bienestar. La autoridad y las organizaciones de la sociedad civil deberán provocar la comunicación horizontal con estos actores sociales, siempre en búsqueda de la solución construida mediante el diálogo.

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles