Horizontes

  • URL copiada al portapapeles

Tere MORA GUILLÉN


28 Sep 2020

Tiempos pasados fueron mejores y resulta que en esta denominada Cuarta Transformación, está resultando un rezago en todos aspectos. Basta con echar una mirada al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), para observar que los cargos obtenidos por influencias, nepotismo, e intercambio de favores, tiene un impacto en la nómina que podría alcanzar 21.6 millones de pesos anuales.

Fuentes del organismo revelaron que ahí trabajan 35 funcionarios que tienen al menos un familiar laborando en la institución, o que poseen lazos de consanguinidad con figuras públicas influyentes en el Tribunal.

Ejemplos de cómo se reparten los cargos están en la misma oficina del Presidente del Tribunal, el magistrado Felipe Fuentes Barrera. Con él trabajan los esposos Marco Fuentes Hernández, secretario técnico de la Presidencia, y Karla Arce Vences, oficial de servicios, el primero que tiene un sueldo de 118 mil 812 pesos, tiene un hermano, Ismael Fuentes Hernández, que labora como técnico operativo en la Dirección General de Mantenimiento y Servicios Generales.

También adscrito a la oficina del Presidente, está Salvador Mondragón Cordero, quien se desempeña como secretario de Ponencia, con un salario mensual de 28 mil 274 pesos, él es hijo del Magistrado Salvador Mondragón Reyes, quien el 5 de agosto fue inhabilitado por el Consejo de la Judicatura Federal, por la venta de exámenes para juez de Distrito en 2018, cuando era director de la Judicatura Federal.

Otra muestra es Fernando Flores Olmedo, quien se desempeña como chofer de Fuentes Barrera, con un sueldo mensual de 29 mil 247 pesos; y quien fácilmente colocó a su hermano Noé Flores Olmedo, como oficial de la Dirección General de Protección Institucional, con un salario de 20 mil 940 pesos; y a su esposa Gabriela Alamilla Ortíz, en la Secretaría Técnica de la Presidencia, donde percibe 29 mil 247 pesos.

Y aún hay más muestras de nepotismo en el TEPJF, es una chulada ver como se reparten el pastel a diestra y siniestra en esta Cuarta Transformación. ¿Qué confianza tendremos los mexicanos en nuestras autoridades en el proceso electoral del 2021? ¿Qué no al presidente se le llena la boca a la hora de hablar contra la lucha anticorrupción de su gobierno? ¿Piensa esta Cuarta Transformación que los mexicanos somos tontos? Algunos lo fueron al depositar su voto y confianza en AMLO, sin embargo no todos cometimos ese error, y ya se ve desde ahora que de los arrepentidos está lleno el cielo, de aquellos que confiaron en su persona.

Basta con ver al movimiento FRENA, y todas las manifestaciones y plantones que hay en nuestro México, abatido por la pandemia de Covid-19, y porque el barco no tiene capitán. Sólo ver los feminicidios y las muertes por doquier, en esta Cuarta Transformación, que dice no hay más nexos con la delincuencia, habrá de pasar a la posteridad como la peor de nuestra historia. Si los mexicanos no mueren por Covid, lo harán por hambre, o a manos de cruentos delincuentes que han tenido manga ancha en la administración AMLO. Sin embargo, al estilo Gómez Leyva cada noche, Ánimo...

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles