Los partidos de la chiquillada en México ¿Para qué sirven?

  • URL copiada al portapapeles

Indagando, Ando


La elección ya comenzó y los aspirantes de los partidos políticos ya empezaron a aparecer para convertirse en candidatos a un puesto de elección popular por su respectivo instituto político sea MORENA, PAN o PRI, se pelean entre sus militantes, gastan sus recursos, se mueven en las altas esferas visitando a dirigentes nacionales o de renombre que influyen en las decisiones, sin embargo hay otros que sin hacer nada de eso y solamente en lo único que se preocupan es en el registro son la chiquillada o muchas veces llamados los partidos pequeños o partidos satélite que prácticamente solo están como comparsas de los grandes o sirven solamente como negocios familiares para hacerse de recursos o para buscar algún escaño para personajes que han sido relegados de otros partidos políticos.

 

 Lo que representan los partidos pequeños para un tema de marketing político es en realidad la percepción de unidad o que se conjuntan varias fuerzas políticas y entre más partidos estén unidos, más fuerte es la alianza o coalición, porque la votación dependerá mucho del personaje que abandere la coalición o candidatura y también del partido político con fuerza que encabece sea MORENA, PAN O PRI, que en este momento son los partidos políticos fuertes y que son a quienes se unen los otros, aunque muchas veces los partiditos dicen que dan el triunfo o la derrota a determinado candidato, realmente en la práctica estos partidos solo hacen que se fragmente el sistema político y no lleguen a acuerdos; podríamos retomar la teoría de Giovanni Sartori en su obra ‘Partidos y Sistemas de Partidos’ y clasificamos nuestro sistema en el pluralismo extremo caracterizado por una oposición antisistema, existen oposiciones bilaterales; en otras palabras, el sistema está fragmentado y polarizado (posiciones de izquierda-centro-derecha que tienden a desalentar la competencia centrípeta).

 

Los partidos no sólo están en desacuerdo en relación a cuestiones políticas generales, sino también acerca de los principios y cuestiones fundamentales. Las promesas hacia el electorado son excesivas, en palabras de Sartori, una política de superoferta.

 

 Hagamos un análisis de lo que representó la elección extraordinaria a gobernador del estado de Puebla en 2019 y veamos lo que representan los partidos políticos pequeños: Para el PAN que obtuvo el 25.5 del total de la votación, los partidos solos PRD Y MC le sumaron un 3% del total; en la misma elección para MORENA que obtuvo el 23.3 por ciento de la votación los partidos de su coalición obtuvieron por si solos un 15 por ciento.

 

Si sumamos todas las votaciones y de acuerdo al INE la coalición ganadora de Barbosa obtuvo el 44.8 por ciento de las votaciones y la de Cárdenas obtuvo el 33.1 por ciento, si lo comparamos con encuestas de la empresa INDAGA para esa misma elección MORENA tenía como intención del voto 45 por ciento aproximadamente, el PAN tenía 30 por ciento y los partidos pequeños MC, PRD, PVEM Y PT juntos de ambas coaliciones solo sumaban en intención del voto del 7 por ciento, por lo tanto se comprueba que los partidos grandes le dan posicionamiento a los pequeños y les ayudan a sobresalir.

 

Ahora pasamos a datos más actuales, a principios del mes de agosto en una encuesta también de la empresa INDAGA en Cholula con 800 encuestas, nivel de confianza del 95% y un margen de error del 3.5 los datos de los partidos para alcalde para el próximo año son:


Como apreciamos en el gráfico, siguiendo el análisis del texto y no habiendo candidatos definidos aún, los partidos pequeños PRD, MC, PT, PES y PVEM solo suman 5.9 por ciento, de acuerdo a la experiencia esta seguirá siendo la tendencia, se moverán las marcas grandes como MORENA, PAN Y PRI, pero los partidos pequeños se estarán valiendo de los números de estos a menos que postulen a un rock star que pueda aumentarles puntos.

 

Ante estos datos, tenemos esta interrogante ¿Para qué sirven los partidos políticos pequeños? La respuesta es: para sacar dinero, para negociar, para estrategia política, para que alcancen los puestos que no se tuvieron con su partido o mejor dicho para nada.

 

Desde mi punto de vista como mercadólogo diría que para efectos publicitarios no sirven, porque la estrategia se basa en el candidato y los partidos con mayores números y como encuestólogo los porcentajes de votación no suman para realizar estrategias numéricas, por lo tanto sería conveniente para los políticos pensar en este tipo de partidos y ver que se puede hacer con ellos, a pesar que constantemente obtienen su registro ya que solo erogan dinero que podría servir para otra cosa.

 

AUTOR: José Gerardo Galicia Vélez

GRADO ACADÉMICO, FILIACIÓN O CARGO: Mtro en Opinión Pública Y Marketing Político

TWITTER: JGerardoGalicia

FACEBOOK: Gerardo Galicia

CORREO ELECTRÓNICO: gergal43@gmail.com 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles