Seguridad digital en la pandemia

  • URL copiada al portapapeles

 “Cuando recién comenzamos a acoplarnos a una circunstancia, otra nueva ya entró por la puerta”.

Zygmunt Bauman

 

Esta semana, en el marco de la sexta Semana Nacional de Ciberseguridad 2020 se llevó a cabo el panel: “Ciberseguridad: El reto de México”, en el que participaron las senadoras Alejandra Lagunes, Claudia Edith Anaya -presidenta de la Comisión de Ciencia y Tecnología-, Verónica Camino Farjat, y Beatriz Paredes Rangel. En este foro, que además contó con la participación de expertos en seguridad de la información, se destacó la importancia de la seguridad digital en un contexto de pandemia marcado por la hiperconectividad.

 

A nivel global, esto no sólo ha acelerado la digitalización y revolucionado las relaciones en los ámbitos comercial, laboral y educativo, sino también ha acentuado los posibles riesgos a la seguridad digital, por ejemplo: la proliferación de ciberataques a empresas, filtración de datos corporativos y archivos públicos, secuestro y robo de datos, fraudes y daños patrimoniales a usuarios, invasión a la privacidad, además de amenazas a la confidencialidad de las investigaciones en el ámbito de la salud.

 

En este sentido, la Senadora Alejandra Lagunes, impulsora de la agenda de ciberseguridad en la Senado de la República, ha señalado que durante la pandemia gran parte de nuestras actividades migraron a un ambiente digital, incrementando con ello los ataques cibernéticos. Además, indicó que México es el tercer país del mundo y el segundo en América Latina en materia de ciberataques, lo cual refleja la imperiosa necesidad de adherirse al Convenio de Budapest, para así adoptar las medidas correspondientes para tipificar como delito el acceso deliberado e ilegítimo a todo o parte de un sistema informático.

 

Es importante considerar que, el Grupo de Análisis de Amenazas de Google indicó que durante abril de 2020, el sistema había detectado diariamente 18 millones de correos electrónicos de malware y phishing, además de más de 240 millones de correos de spam relativos al Covid-19.

 

Los datos representan un recurso de capital importancia para la creciente economía digital, adaptarse a las continuas transformaciones tecnológicas para mejorar los niveles de eficiencia y ser más competitivos, es ineludible. Los retos en materia de ciberseguridad en México no son distintos a los de otros países: el fortalecimiento del marco normativo, la cooperación entre los actores claves, mayores recursos para la investigación e innovación, la concientización de los riesgos y las amenazas y su naturaleza evolutiva, así como la prevención de los delitos a través del impulso de una cultura de la ciberseguridad y mayor educación digital, se presentan como potencialidades para una mayor seguridad.

 

La seguridad digital en México debe transitar de la ley al hecho. Estamos convencidos que, la ley no será una victoria en sí misma, hasta que no se convierta en un documento vivo: capaz de influir de manera tangible en la realidad social. La tarea está sobre la mesa, la actualización regulatoria continua deberá responder a los nuevos retos tecnológicos, con una visión estratégica basada en la colaboración entre los sectores público, privado y académico, que sea congruente y coherente con los objetivos transversales de desarrollo nacional y de cooperación internacional.

 

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles