"Horizontes"

  • URL copiada al portapapeles

Tere MORA GUILLÉN


02 Nov 2020

A diferencia de otros años, éste 2020 el cierre de panteones en todo el país, ante el peligro de contagio por covid 19, obligó a millones de mexicanos a recibir a sus muertos en casa, aunque en algunos sitios de Michoacán, Edomex, y Chiapas, no hubo restricciones.

México mantiene vivo el Día de Muertos en un festejo híbrido conforme a los tiempos de la pandemia, y mientras unos estados dejan los panteones abiertos, para millones de familias la tradicional festividad transcurre en casa, incluso cuando miles celebran de forma virtual.

Y es que ya son 91 mil 753 fallecidos, y 924 mil 962 casos confirmados, que han ubicado a México como el décimo país con más contagios por Covid-19, y el cuarto con más fallecidos absolutos, conforme a datos de la Universidad Johns Hopkins, también apagaron parcialmente la festividad más emblemática del país.

En algunos lugares de nuestro México, las familias acostumbran pasar la noche del 1 de noviembre, y la madrugada del 2 en el panteón, para recibir a los difuntos, que según la tradición en esas fechas regresan, por unas horas, al mundo de los vivos. Más ahora no pudo ser así, y muchos en días previos arreglaron las tumbas, y colocaron flores en los cementerios. Es más algunos festejaron hasta con el tradicional mariachi o algún trío, y armaron el festejo aún sin autorización.Pese a las restricciones, los mexicanos han preparado sendas ofrendas en sus casas, algunos han dispuesto sus altares llenos de la comida preferida del familiar que falleció, hasta bebidas como: agua, atole, tequila, mezcal y ron; y desde luego no pueden faltar los dulces, el copal, el papel picado, los cigarrilllos y hasta los juguetes, para recibir a sus seres amados que han partido al más allá.

La celebración del Día de Muertos es una de las tradiciones más representativas en México y está considerada Patrimonio Cultural de la Humanidad por parte de la Unesco.

Como bien sabemos el origen del Día de Muertos data de la época prehispánica, es una celebración provista de un carácter multicultural, con elementos de la religión católica traída de España, y plena de diversos significados que han sido transmitidos de generación en generación, conforme a la religión.

Y es que nunca como ahora la muerte adquiere un nuevo significado al estar latente, se percibe como algo real. Aunque todos sabremos que habremos de morir, ya que somos conscientes de que somos seres finitos, la pandemia es un temor que se une a esta gran posibilidad.

Desde luego parte de la tragedia que vivimos, es que los pequeños comerciantes, los vendedores de flores, panificación, artesanías y músicos, han sufrido pérdidas por la cancelación de la celebración.

Al menos éste lunes los mexicanos hacemos un receso para esperar la llegada de nuestros muertos, y ya mañana, a quienes nos interesa mantenernos informados, habremos de ocuparnos de ver quién obtiene el triunfo de las elecciones de los Estados Unidos. Aunque de antemano sabemos que el Magnate Donald Trump, prepara ardid legal ante su previsible derrota. Y es seguro que se declare ganador de los comicios, aún sin que exista el total del conteo. Eso está por verse, mientras tanto estamos todos destinados a brillar, tengamos presentes que somos luz para el mundo.

 

 

tere_mora_guillen@yahoo.com.mx

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles