La seguridad de la información y la protección de los datos personales

  • URL copiada al portapapeles

El pasado 30 de noviembre, se conmemoró el Día Internacional de la Seguridad de la Información, una jornada que tiene como objetivo la concientización y promoción de buenas prácticas en materia de protección de los datos y uso de las tecnologías de la información. Importante en un contexto determinado por un flujo masivo de la información y una economía cada vez más digital, que ha generado un nuevo paradigma en el valor de los datos.

El Informe sobre Economía Digital 2019 de las Naciones Unidas enfatizó que los datos se han convertido en un nuevo recurso económico para crear y capturar valor, y subrayó el surgimiento de una “cadena de valor de los datos”, que comprendía la generación de conocimiento, recopilación, almacenamiento, análisis y modelización de los datos que, al transformarse en inteligencia digital, generaban mayor monetización por su utilización comercial.

No obstante, este reporte advirtió que en este nuevo esquema se deberá encontrar un balance en el predominio de las plataformas digitales globales en la captura del valor de los datos, así como una mayor participación de las economías locales y los países en vías de desarrollo en esta nueva economía.

Resulta significativo resaltar que la economía digital en nuestro país ha mostrado gran potencial durante el confinamiento. Por ejemplo, el “Reporte 5.0. Impacto COVID-19 en Venta Online México” elaborado por la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO) evidenció un crecimiento en la percepción de seguridad entre los usuarios del comercio electrónico, a partir de la pandemia.

Un dato sumamente relevante, si consideramos que la seguridad de los internautas es un imperativo no sólo para la consolidación de este mercado, también para el debido tratamiento de los datos personales de los consumidores en dichas transacciones y, por tanto, para la salvaguarda de sus derechos.

En la gestión de los grandes volúmenes de información en ambientes digitales, es indispensable la protección de los datos personales, ya que, de no ser tratados correctamente, se generan desafíos importantes para la dignidad y la vida privada, además de provocar riesgos inminentes como: la suplantación de identidad, las vulneraciones a la privacidad y ciberataques.

Ante dicho escenario, en el Instituto Nacional de Transparencia reiteramos nuestro compromiso para conformar alianzas a fin de concretar esquemas de colaboración que posibiliten el desarrollo de una cultura de protección de datos personales más cercana, y accesible. Es prioritario generar estrategias que ayuden a los usuarios a entender los riesgos que conlleva el compartir información en las plataformas digitales.

Asimismo, somos partidarios de pugnar por la adhesión del Estado Mexicano al Convenio de Budapest y ser parte de la cooperación internacional contra el ciberdelito, aunado al hecho de que es pertinente considerar la modernización del marco jurídico a fin de que pueda responder de forma dinámica a los cambios tecnológicos, y se ajuste a los enfoques regulatorios y las mejores prácticas a nivel internacional. 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles