Horizontes

  • URL copiada al portapapeles

Tere MORA GUILLÉN


14 Dic 2020

Los mexicanos vivimos días difíciles en lo emocional, y luego de la pandemia que nos ha tenido confinados en nuestros hogares desde marzo, hay hastío, cansancio, y hasta desesperación.

Para colmo vienen las fiestas decembrinas y con ello las familias salen a adquirir sus árboles de navidad, esferas, adornos, pesebres, nacimientos, etcétera. No faltará quién olvide por un momento el Covid, y arme una posada.

Hay quienes en pequeños grupos se reúne con familiares y amigos en diferentes casas, con motivo de brindar por la alegría de vivir, con la esperanza de que el año 2020 se vaya rapidito, y que el próximo 2021 venga desde luego mucho mejor que éste, que ha depurado a pobladores del mundo.

Las autoridades han alertado sobre la llegada de una nueva ola de la pandemia aún más mortal -esto no se nos dice- , y aún así, nos inquieta, hace que nos resguardemos más, y tengamos presente la sana distancia, el cubrebocas, y el lavado de manos continuo. Esto lo hacemos los ciudadanos, porque a nuestras "flamantes" autoridades les faltan pantalones para hablar con claridad, evaden la gravedad de la situación, y se limitan a decir que en la capital de nuestro México estamos en alerta de emergencia.

Sin embargo sabido es que los hospitales públicos y privados se encuentran al máximo de su capacidad, conocemos del cansancio de los médicos y enfermeras, que lidian en primera instancia con el Covid-19.

Países como España ha declarado emergencia prorrogable hasta marzo del 2021; Reino Unido anunció bloqueo de un mes; Francia de dos semanas; Alemania bloqueo de 4 semanas, Italia también para seguir en breve... Todos estos países han confirmado que la segunda ola es más letal que la primera; Por lo que debemos tener el máximo cuidado y mantener todas las precauciones.

Lo cierto es que los mexicanos no podemos tomar como si nada la segunda fase del bloqueo. Si la historia nos dice que la segunda ola es más peligrosa que la primera, como fue el caso de 1917 a 1919 con la gripe española. Murieron millones de personas. Habrá que tomar el asunto con la seriedad que amerita, ser prudentes, responsables, cuidarnos a nosotros y a nuestras familias.

Lamentablemente a muchos mexicanos no les importa cuidarse a sí mismos y menos aún piensan en los demás; muchos siguen dudando la veracidad del Covid-19, y andan por la vida como si no ocurriera una pandemia letal.

Es verdad que resulta grave cerrar todo tipo de negocios porque si algunos no fallecen de Codid, morirán de hambre; sin embargo las autoridades estudian que haya cierres parciales de colonias donde hay mayor movilidad, planean que los comercios cierren a las 5 de la tarde, con tal de evitar que más mexicanos se vean afectados.

Seamos valientes, responsables y comprometidos, como todo esto también pasará. Ya habrá tiempo de celebrar, de abrazarnos, de compartir. Mientras tanto a salir lo menos y a querernos más, son momentos que nunca imaginamos, pero requieren de todo nuestro esfuerzo, ya no queremos dar pésames, que no haya más fallecidos este 2020.

tere_mora_guillen@yahoo.com.mx

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles