El riesgo de tiempos opacos

  • URL copiada al portapapeles

Desde el absolutismo de un presidencialismo puro, cimentado en el culto a la personalidad, se cocina la siguiente estocada de lo que podría ser un atentado al derecho que tenemos los ciudadanos para exigir transparencia, no solo a un Presidente, sino a gobernantes, instituciones y organismos que están obligados a esa rendición de cuentas que incluye abrir la transparencia para conocer en qué gastan, cómo gastan, con quién gastan, cómo licitan, a quién otorgan contratos y un sin número de datos que están obligados a proporcionarnos.

 

Al Presidente Andrés Manuel López Obrador parece no quedarle claro que la posible incorporación del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) a la Secretaría de la Función Pública representaría una burda maniobra para concentrar todo la información gubernamental, desde una dependencia que ha tenido una actuación mediocre frente a la resolución de los presuntos casos de corrupción que han estallado en el actual gobierno de la 4T.

 

Y es que en materia de transparencia no sólo es el pasado, también es el presente inmediato donde el actual Gobierno de México nos ha quedado a deber y mucho.

 

Casos donde se ha involucrado a los parientes del Presidente han quedado en un silencio devastador.

 

La presunta corrupción de funcionarios del gabinete presidencial ha sido letra muerta en manos de Irma Eréndira Sandoval quien actúa como una funcionaria militante que mezcla sus simpatías políticas con sus obligaciones como titular de la Función Pública.

 

El argumento de buscar ahorro presupuestal le queda grande a la lógica de entender que todo gobierno está obligado a buscar contrapesos en su ejercicio del poder, para evitar los absolutismos y excesos que ponen en riesgo a las democracias.

 

Mirar lo que en el pasado hicieron estos organismos de transparencia es buscar un mediocre pretexto para acotar la información que siempre va a enriquecer opiniones a favor y en contra de quienes detentan el poder.

 

La poblana y titular del INAI, Blanca Lilia Ibarra respondió de manera congruente señalando el riesgo de atentar contra los derechos humanos de los ciudadanos, quienes tenemos que defender nuestro legítimo derecho de exigir a gobiernos en todos los niveles, nos transparenten sus acciones.

 

Tal parece que el Presidente AMLO se empeña en “tener otros datos”, esos que de acuerdo a su criterio se deben ver desde una sola óptica, con un solo argumento y sin dejar posibilidad a la crítica o los cuestionamientos que exijan la transparencia en un México que alerta vivir tiempos de mucha opacidad.

 

@rubysoriano

mediatikosconsulting@gmail.com

Facebook: Mediatikos Consulting

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles