"Horizontes"

  • URL copiada al portapapeles

Tere MORA GUILLÉN


23 Feb 2021

A través de los distintos medios de información hemos sido testigos de cómo con largas filas, sin respetar la sana distancia, y con graves problemas de logística, así como falta de información, inició ayer la vacunación de adultos mayores en Ecatepec, el municipio mexiquense con más contagios y defunciones por Covid-19. Hasta tres horas esperaron para su turno.

El gobierno federal destinó las 200 mil vacunas Sinovac, que llegaron el fin de semana procedentes de China, exclusivamente para este municipio, ya que es el de mayor número de infecciones y muertes en el Estado de México.

Muchos vecinos se formaron después de la medianoche del domingo para ser de los primeros en recibir el antígeno.

Las imágenes impactaban, por tratarse de personas de la tercera edad que llegaban desde conectadas a tanques de oxígeno, hasta en sillas de ruedas, aguantando el frío intenso de la madrugada, con tal de vacunarse y sentirse de alguna forma protegidos ante el Covid-19.

Parece ser que al gobierno poco le importan los ancianos -aunque muchos de ellos están en la administración federal-, las personas mayores no han llegado a la edad que tienen de forma gratuita. Cada una de sus arrugas fue formada con la paciencia del incansable tiempo a base de experiencias, sufrimientos, alegrías y lágrimas. Cada arruga de su rostro representa cientos de momentos vividos, en los cuales seguramente estamos incluidos nosotros.

Cada una de sus canas es un paso dado, una caída de la cual se ha levantado, una pérdida, un abandono, un amor, una preocupación, una sonrisa. 

Hay quienes olvidan que sus consejos sabios siempre nacen de un alma colmada de aprendizaje, de problemas resueltos, de piedras que removieron del camino, de duras lecciones aprendidas; esos consejos que aun cuando nos suenan anticuados, siguen y seguirán vigentes mientras el mundo sea mundo.

Sólo por eso, y por muchas cosas más, las personas de la tercera edad merecen nuestro respeto y cariño, un trato digno que se han ganado porque ellos conocen aquello a lo que los seres humanos nos enfrentamos en cada etapa de la vida, porque ya lo vivieron. 

Sin embargo tenemos un gobierno que hace caso omiso a las necesidades de los pobres, de los más desprotegidos, a quienes supuestamente protegerían, un gobierno que vive en el pasado y que gobierna más con hiel que con miel.

En total serán 25 días en los que se aplique la vacuna, por lo que a las autoridades locales se les hace fácil pedir calma ante las personas mayores que llegaron con muletas, aparatos ortopédicos, que muchos de ellos pernoctaron en su silla de ruedas o hasta en el pavimento en espera de la vacuna.

Urge señores se organicen mejor, no se vale que traten como animales a quienes confiaron en Morena y llevaron a AMLO a la presidencia. Nuestros ancianos merecen trato digno por lo que han aportado a México desde su juventud, por su valía y sabiduría. Y la vacunación apenas comienza...

 

tere_mora_guillen@yahoo.com.mx

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles