Complicaciones del Concepto “Feminismo” para la Cuarta Transformación

  • URL copiada al portapapeles

Por: Fernanda Cardoso 

Como pocas veces el día 8 de marzo ha causado una gran incertidumbre aunado a un gran temor por parte de una administración que se ha encargado de invisibilizar la condición en la que vivimos más de 65 millones de mujeres en este país. Colectivos feministas de todas las edades a lo largo del país han buscado exponer la situación de hartazgo.

Lejos estamos de vivir un reconocimiento pleno a un movimiento que cada vez va ganando más fuerza en otros países donde el debate feminista va más allá de exigir justicia por las muertas y las desaparecidas sino de una verdadera deconstrucción de las estructuras del Estado. Sin embargo, por más que se nos imponga el discurso de que México se inscribe en el ala progresista del espectro político, la realidad es que el conservadurismo y la perversidad particularmente de nuestro presidente sobrepasan la paciencia de la población que ha luchado por justicia en pro de un grupo que pese al trato de “minoría” es cada vez más numeroso.

Acto que si es preciso reconocer de este gobierno es la capacidad que tiene por politizar y por antagonizar a la sociedad, al grado de decir que las mujeres que luchan son “conservadoras” y “en contra del ambicioso proyecto de la 4T” (donde dicho sea de paso estábamos “todos” incluidos). La realidad, es que la mayoría de las mujeres en este país no sólo no nos sentimos incluidas, nos sentimos inseguras e insatisfechas de un gobierno que pareciera admirar todas las buenas prácticas de países como Argentina, pero que se queda muy lejos en replicar, incluso, a decir de algunos, estamos cada vez más lejos de ver un mejor panorama para las mujeres.

Muchos son los países que la 4T dice admirar, sin embargo, seguimos siendo tibios en temas como el aborto o la elaboración de políticas con perspectiva de género. Argentina, cuyo presidente dice que por fin “México tiene el gobierno que merece” nos dio cátedra de que el debate en pro del aborto llega a buen puerto y que el respeto a los colectivos feministas es parte del derecho legítimo de protesta que tiene toda sociedad. No obstante, el movimiento feminista sigue teniendo mucha tarea por delante, seguimos padeciendo la desaparición de mujeres a plena luz del día, sin mencionar los once asesinatos diarios contra este género.

Es claro que la fortaleza de la 4T está en su discurso y en el abuso de la semántica con la que promueven una “Política Exterior Feminista”, nombre que resulta altamente incongruente dado que, en boca del mismo López Obrador “La mejor política exterior es la interior”. Por tanto, podemos darnos cuenta la imagen que se tiene en el exterior respecto a México cuando se le permite a un varón acusado de tres violaciones contender a la gubernatura de un estado con el escudo del partido que hoy por hoy está en el poder.

Así pues, el replicar las mejores prácticas en materia de género que otros países han impulsado sería mucho más congruente que apelar a una “Política Exterior Feminista” en un país con más de 11 asesinadas diario. Más loable sería que esta administración aceptara la realidad de que nos sabe elaborar una agenda de Política Exterior y que tampoco sabe qué hacer con un concepto que cada vez parecería más lejanos para todos como es el feminismo.

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles