“Quien no tiene el poder y lo llega a tener loco se quiere volver”

  • URL copiada al portapapeles

“QUIEN NO TIENE EL PODER Y LO LLEGA A TENER LOCO SE QUIERE VOLVER”, UNA FRASE DE DINERO QUE BIEN APLICA AL PODER.


El coronavirus no detuvo la aberración del mandatario federal, pues aún postrado en una cama recuperándose, se dio cuenta que es un ser mortal y que no es eterno, tan es así, que lo puso a pensar ¿el cómo lograr perpetuar su régimen? está dispuesto hacer hasta lo imposible por acelerar la aprobación de sus propuestas legislativas que pretende hacer a través de las reformas, para que estás mismas impidan revertir la cuarta transformación y perduren por muchos años. 

La reforma de ley a la industria eléctrica detona el coraje de quien redacto, pues, tiene todo el sello de don Manuel Bartlett, claramente deja ver el odio desmedido, la venganza contra sus opositores, pero se le olvida al señor que él también formó parte de esa oposición en administraciones pasadas; el expropiar empresas de manera indirecta para que se genere con ello el incremento de la electricidad, no es nada casual, conocemos los alcances de ambición de don Manuel, no se nos olvide que seremos nosotros los que pagaremos los platos rotos por estas aprobaciones si se llegaran a dar; ya hay precedente, pues este será el segundo intento de expropiación, el primero en hacerlo fue el gobernador de Baja California Jaime Bonilla, este personaje político pretende hacerse de un club de golf, argumentando que los ricos no les llama tanto la atención, por lo tanto merece ser expropiado, justificaciones así de burdas y sin fundamentos es como pretenden expropiarse estos grupos elitistas del poder.

Esta reforma satisface las obsesiones retorcidas del director de la CFE, el cual se relame hasta los bigotes como buen cazador, esperando que el congreso apruebe el decreto del mandatario federal para condenar a México a ser clasificado como una nación inviable para invertir en cualquier materia; no se nos olvide que este personaje ha sido cómplice en múltiples fraudes, ha solapado excesos indescriptibles de poder y que no le queda actuar cómo el señor honorable y se de sus aires de pureza, porque, lo que pretende es sacrificar el desarrollo del país en nombre de nuestra soberanía. 

Quien conoce a Bartlett sabe hasta donde es capaz de llegar, se ha jactado de ser una persona ambiciosa y arrogante, jamás escucha a nadie y siempre sale beneficiado de una o mil maneras, a este personaje de antaño no le importa el daño que pueda causar con la reforma eléctrica perjudicando al pueblo mexicano.

Esta ley significa el retiro de inversiones y la cancelación de miles de empleos y nos pegará en la economía, será como un gancho al hígado, que nos dará el tiro de gracia, sin duda alguna esta cuarta transformación pretende beneficiar a familiares y amigos de este nuevo régimen político que van por un estado monopolizador e intervencionista de la corrupción ya que es todo lo contrario con el lema que tanto ha abanderado López Obrador “la honestidad” pues a simple vista vemos que tiene quien haga el trabajo sucio, sin que él se manche las manos.

Ellos buscan reprimir nuestra libertad, al igual que las redes sociales, acabar con la autonomía del Banco de México, del Instituto Nacional Electoral y todos los demás organismos autónomos que molestan al presidente, por ello la importancia de las elecciones del 2021, pues es urgente tener un contrapeso en la cámara de diputados, para que el proceso de degradación de nuestra democracia pueda ser frenada y se rescate al país de estas locuras que sólo al mandatario federal se le ocurren en complicidad con don Manuel Bartlett.


Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles