"Horizontes"

  • URL copiada al portapapeles

Tere MORA GUILLÉN


14 May 2021

Desde el primer minuto que se difundieron las imágenes del tramo del tren elevado colapsado, en la línea doce del metro lo sentí profundamente.

El saldo preliminar fue de 24 muertos y 79 lesionados. De acuerdo a las autoridades 21 personas murieron en el lugar y tres más en hospitales.

Al día siguiente asistí a realizar entrevistas al Hospital Belisario Domínguez de la alcaldía de Iztapalapa, a donde llevaron a los lesionados por la cercanía del percance. Ahí recibieron los primeros auxilios.

Todavía familiares de los lesionados buscaban a un pariente de forma infructuosa. Lo mismo ocurría en el hospital de Xoco.

Al día siguiente de la tragedia, los familiares estaban desconsolados por la pena de tener a uno a más familiares internados, hubo a quienes les indicaban que debían conseguir una prótesis donada, porque ninguna autoridad se había reportado con ellos, y carecían de los recursos para realizar un traslado.

Aunque para entonces la Fiscalía informaba que células de atención a víctimas conformadas por trabajo social, psicología, y asesor jurídico, se ubicaban en hospitales a donde se canalizó a los lesionados.

Al paso de los días se conocía nuevas noticias, la Fiscalía General de la Ciudad de México informaba a la ciudadanía que los cuerpos de las personas, que lamentablemente perdieron la vida, tras los hechos ocurridos en la línea 12 del Metro, fueron trasladados a la Coordinación Territorial 6 de Iztapalapa.

Posteriormente el miércoles 7 de mayo, acudí al velorio del menor Brandon Giovanni Hernández Tapia, que iba aquella fatídica noche en el tren que colapsó. Mayte de Jesús Herrera, abuela del menor de 12 años, narró el calvario que vivieron en la búsqueda de Brandon: "Eran como las ocho cuando la Fiscalía nos entregó el cuerpo, era el niño que nosotros buscábamos, era nuestro niño, y desgraciadamente en ese momento empezaron los trámites para que nos pudieran dar el cuerpo".

Añadió que Rigoberto, el familiar que viajaba con Brandon en el metro está grave en el Hospital Balbuena".

Mayte dijo que su nieto ya no estará con su familia, que le robaron su vida cuando comenzaba con sus sueños. "Era un niño divertido que no va a regresar con nosotros". Y pidió a las autoridades: "Que después de todo el calvario que hemos vivido, que por lo menos ellos se tienten el corazón, una vez en su vida; si en realidad lo tienen".

Literalmente yo sentía un nudo en la garganta, y percibí en esa casa el vacío y el dolor que tras de sí deja la muerte. El moño blanco ondeaba, y mientras pensaba en los sueños del niño que gozaba del amor de su familia, amaba el futbol, y no daba problemas en la escuela; no muy lejos de ahí, en frente en un terreno se escuchaba el balido de las ovejas. Era la vista que tenía el niño Brando cuando salía de casa.

Ahora sus restos reposan en el panteón civil de San Lorenzo Tezonco, de la alcaldía Tláhuac.

Ésta es sólo una historia. Fue hasta el día 11 de mayo cuando Claudia Sheinbaum, Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, ofreció agilizar los trámites para las víctimas de la línea 12 de metro. "En el caso de las personas que lamentablemente fallecieron a sus familias que tenían ISSSTE o IMSS, hemos hablado con los directores para que aceleren los trámites, y sea la misma mesa de trabajo, de tal manera que no tengan que estar yendo de una oficina a otra, sino que podamos atenderlos de manera íntegra".

Mientras que Armando Ocampo, Comisionado Ejecutivo de Atención a Víctimas de la Ciudad de México, mencionó a los habitantes de Tláhuac, que se publicó en la Gaceta Oficial de la Ciudad de México, la Declaratoria del Derecho a la Reparación del Daño". Destacó que la ayuda a víctimas se dará en cinco etapas, la primera fue la entrega de diez mil pesos para alimentación y traslados. "La segunda es la entrega del importe de 650 mil pesos que es el equivalente a una indemnización derivada de la ocurrencia de éste sensible hecho con motivo del seguro institucional con que se cuenta en el metro".

Dijo que ya se implementan brigadas de asistencia en casas de las víctimas y hospitales donde se encuentran los lesionados, y que se atenderá la situación de niñas, niños y adolescentes que perdieron a sus padres.

Myriam Urzúa, Secretaria de Gestión Integral de Riesgos y Protección Civil, dijo que el peritaje de la empresa noruega DNV, tendrá un costo de alrededor de 20 millones de pesos: "En cinco semanas estamos hablando primero del dictamen técnico, y después tenemos dos meses más donde se va ha hacer el análisis causa-raíz, esto lleva su tiempo".

Claudia Sheinbaum mencionó que los recursos del peritaje saldrán del Gobierno de la Ciudad de México, y quién tendrá que erogar será la Secretaría de Gestión Integral de Riesgos y Protección Civil.

En fin que se trata de un evento que no debió jamás haber ocurrido, que ahora somos testigos de que el Metro pende de un hilo porque todo está sumamente endeble, y que representa una bomba de tiempo para los miles de usuarios que diariamente toman el transporte para trasladarse a sus trabajos, por necesidad que no por gusto. Y lo que faltaba, la jefa de gobierno pide que el asunto no se politice.

Diría que nuestras autoridades no tienen vergüenza, y más les vale hacer su trabajo, y evitar que vuelva a ocurrir una tragedia de mayor tamaño.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles